Home Management Artículos Management La conciencia empresarial en búsqueda de la felicidad laboral
La conciencia empresarial en búsqueda de la felicidad laboral

La conciencia empresarial en búsqueda de la felicidad laboral

157
0

Una tendencia incipiente que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones, pese a que de momento son pocas las compañías que invierten en ello, es la medición de la felicidad.
Como explica Rafael Peiró, gerente de Créetelo, consultora que enseña a mejorar el compromiso con la empresa, así como el humor, la empatía o el trabajo en equipo, “nada tiene que ver esto con la juerga y el cachondeo”, asegurando que resulta “rentable y productivo”.

Créetelo, fundada en Valencia hace cuatro años, enseña a una docena de empresas que han parado la producción, nuevas habilidades que les ayuden a tener una plantilla motivada. “Son técnicas muy sencillas de aplicar que no cuestan dinero y aportan mucha rentabilidad”, explica Peiró.

Según Juan Pedro Sánchez, ex directivo y experto en Psicología del Trabajo y Organizaciones, el nivel de felicidad en una compañía se mide evaluando las emociones positivas y el optimismo, las demandas de estrés y exceso de control, y además trabajando mediante sesiones la inteligencia emocional, la empatía, autoconocimiento, autocontrol, autoconciencia, y la asertividad, que es la habilidad a reaccionar adecuadamente en cada situación.

La felicidad es uno de los aspectos más sometidos a estudios, por lo que precisamente en el ámbito laboral no iba a ser una excepción, ya que pasamos parte de nuestra vida en él. Varias universidades han creado equipos de investigación centrados en averiguar lo que nos hace disfrutar en el trabajo, siendo un referente el equipo Wont, que en la Universidad Jaume I investigan y desarrollan novedosos protocolos para implementarlos con el objetivo de ayudar a crear organizaciones ‘saludables y resilientes’. Estos estudios se centran principalmente en analizar cómo afronta la vida en general cada miembro de la organización.

Como indica Peiró, un trabajador feliz es “amable, sabe trabajar en equipo y antepone los intereses de los compañeros a los suyos”. A esto Belén Varela, profesora de la Universidad de A Coruña, añade que “el optimismo es la actitud con la que una persona es capaz de establecerse metas desafiantes y mantener la determinación de alcanzarlas; se refleja en conductas como la vitalidad, perseverancia, creatividad y una constante orientación al logro”.

Para muchas organizaciones, el denominador común es la flexibilidad de horarios, puesto que el objetivo no es cumplir con las horas que se trabaja, sino conseguir las metas establecidas.

El buen ambiente empresarial

Algunas claves de los especialistas para generar un clima laboral óptimo son:

felicidad laboral

– La confianza en los recursos para enfrentarse a los desafíos. Esto se obtiene a través del conocimiento y reconocimiento de las fortalezas y capacidades de cada persona, así como de la organización en su conjunto.
– Definir horizontes claros que permitan poder identificarse a las personas, para que encuentren sentido al esfuerzo diario.
– Escuchar a los trabajadores, respetarlos y valorarlos. Es importante ser amable y jovial.
– Los directivos deben percatarse del estado de ánimo con el que entran en la empresa porque puede crear desasosiego en algunos empleados. Se debe sonreír y saludar al equipo.
– El buen jefe que procure crear buen ambiente tiene que aprender a felicitar, nada habitual porque suele resaltarse lo negativo. Hay que intentar solucionar los errores de equipo y no centrar la culpa sólo en una persona.
– Celebrar los hitos de un proyecto, incluidas las metas intermedias, aunque sea comunicando el éxito o mediante una merienda.
– Corregir un error también consiste en explicar cómo quiere que se haga, ya que precisamente es esto lo que el empleado espera.
– Identificar y reforzar los comportamientos positivos, no sólo castigando los errores.
– Buscar colaboradores en el caso del líder, no sólo a gente a la que se le pueda mandar.

Actualmente la mayoría de las empresas no están por la labor de generar un buen clima de trabajo porque no son conscientes del impacto que pueda tener.
Por eso el principal error que impide la felicidad en su trabajo de los empleados es el estilo directivo, donde se da, según Varela, una presión excesiva, dejadez o sobreprotección.

Ver noticia completa

La vanguardia logo

Fuente

(157)

The following two tabs change content below.

DirectivosyGerentes

DIR&GE es la mayor red empresarial B2B exclusiva para profesionales con poder de decisión.

Suscríbete a nuestra Newsletter Semanal

x