Home Management Noticias Management Reducción del déficit público en 2017: el reto de una economía española en crecimiento
Reducción del déficit público en 2017: el reto de una economía española en crecimiento

Reducción del déficit público en 2017: el reto de una economía española en crecimiento

83
0

ESADE LogoTiempo de Lectura: 5 minutos

  • Según el Informe Económico de ESADE 2017, la mayoría de economías desarrolladas crecerán por debajo de su potencial. Las emergentes mostrarán un crecimiento más sólido, especialmente India y China, mientras que las economías de Latinoamérica, en cambio, vivirán una evolución dispar
  • El estudio, elaborado con la colaboración del Banco Sabadell, también profundiza en las posibles consecuencias económicas del brexit y de la elección de Trump como nuevo presidente de Estados Unidos, y asimismo analiza las ventajas y los inconvenientes de la economía y los ‘contras’ de la economía colaborativa
  • Enlace al informe y al vídeo de ESADE
Reducción del déficit público en 2017: el reto de una economía española en crecimiento Clic para tuitear

esade pib espanaEspaña seguirá en la senda de la recuperación, pero avanzará a menor ritmo y tendrá como reto más importante el ajuste de las cuentas públicas, un hecho clave durante 2017. Esta es una de las principales conclusiones del último Informe Económico de ESADE, dirigido por el profesor David Vegara y elaborado con la colaboración del Banco Sabadell. El informe señala, en primer lugar, que España deberá hacer compatible el crecimiento y la creación de empleo con este ajuste fiscal. Asimismo, presta especial atención a las consecuencias económicas del brexit y de la elección de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos, y analiza las ventajas y los inconvenientes de la economía colaborativa.

La completa radiografía, elaborada por los profesores de ESADE, prevé mayores crecimientos en los países emergentes que en los desarrollados. Éstos últimos continuarán mostrando un crecimiento modesto —ligeramente por debajo del 2%—, mientras que los primeros crecerán por encima del 4,5%—especialmente India, con una cifra por encima del 7%— y China —alrededor del 6,5%—. Algunas economías con problemas en los pasados años, especialmente Brasil o Rusia, mejorarán algo su situación.

A escala mundial, entre las grandes economías desarrolladas, el informe adelanta que tanto la zona euro como el Reino Unido crecerán algo por debajo del 2% y será Japón el país que más dificultades muestre para recuperarse, con un crecimiento muy débil del 0,5%. Estados Unidos podría superar ligeramente el 2%, dependiendo de la implementación concreta de la expansión fiscal de la nueva Administración. España también rebasará probablemente el 2%, un índice inferior al de 2016 por la ausencia, según los autores del informe, “de algunos de los factores de impulso que han afectado positivamente a la economía”.

En Latinoamérica se mantendrá la evolución dispar. Algunas economías exportadoras de materias primas como Perú, Bolivia o Colombia crecerán entre un 3% y un 4%, mientras que Chile y México lo harán algo por debajo del 3%. En cambio, otras economías mostrarán una evolución peor: Brasil saldrá de la recesión, pero crecerá probablemente apenas unas décimas, mientras que Venezuela y Ecuador seguirán en recesión. Latinoamérica es en general, y especialmente México, una zona bastante expuesta a las posibles políticas proteccionistas de la Administración Trump.

Inflación, de la teoría a la práctica

tasa inflacion ueEn consonancia con el ligero repunte de la actividad en las economías avanzadas y con la recuperación de los precios del petróleo y de las materias primas, la tasa de inflación que empezó a repuntar en el 2016 se situará este 2017 muy cerca del 2%, cifra que tienen por objetivo los bancos centrales. Este debería ser el caso de los Estados Unidos y Canadá, así como de algunas economías avanzadas de Asia-Pacífico, como Corea del Sur y Australia.

En Europa, solo el Reino Unido se situará por encima del objetivo, “en parte gracias a la depreciación de la libra esterlina”, según cita el estudio. Sin embargo, en la zona del euro continuará a la baja después de alcanzar una inflación cercana al 2% en el 2015. Todos los países de la Zona Euro verán caer su inflación algo por debajo del 1,5%, a excepción de algunas economías de la periferia como España, Irlanda y Grecia, donde se puede superar ligeramente el 2% y de las economías en desarrollo de la zona, que también superarán el 2% o el 3%. El BCE deberá mantener sus medidas no convencionales de inyección de liquidez. En el ámbito internacional, algunas economías emergentes como Brasil, Rusia o Turquía, que tienen tasas de inflación que superan los objetivos de sus bancos centrales, verán cómo su inflación se modera en 2017 a medida que se desvanece el efecto de las recientes depreciaciones y que las medidas tomadas por las políticas monetarias hacen su trabajo.

Estados Unidos y Reino Unido, en el punto de mira

Para los autores del Informe Económico de ESADE, la economía americana probablemente experimentará una aceleración a corto plazo debido al recorte de impuestos, el gasto en construcción de infraestructuras y al aumento del gasto militar, que repercutirá positivamente en la economía global gracias a la apreciación del dólar y al aumento de la demanda. Sin embargo, este efecto podría no tardar en diluirse por la progresiva subida de los tipos de interés como consecuencia de un déficit público más elevado y del cambio de orientación de la política monetaria por parte de la Reserva Federal. Otras medidas anunciadas por Trump, como la introducción de aranceles, la retirada total o parcial de los Estados Unidos del Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) y una actitud agresiva frente a los conflictos en el comercio internacional, pueden tener importantes efectos contraproducentes a medio y largo plazo.

La estadounidense no será la única política fiscal expansiva que verá 2017. También en el Reino Unido cabe esperar un cierto estímulo en este sentido frente a un posible freno de la actividad derivado de la incertidumbre, y otros países como China o Japón e, incluso, las emergentes India o Sudáfrica, también han anunciado nuevas medidas durante el año que acaba de empezar.

En este sentido, los autores del informe recomiendan a los países desarrollados que “sus políticas fiscales tengan por objetivo tanto el apoyo de la demanda a corto plazo como el aumento del potencial de crecimiento, muy dañado después de la crisis”. “También deberían centrarse en la protección de algunos grupos vulnerables de la población para contrarrestar así los efectos de la crisis sobre la desigualdad”. Otros objetivos importantes para la política fiscal serán, en opinión de los expertos de ESADE, el aumento de la inversión en I+D, la construcción de infraestructuras y la inversión en educación y sanidad. No obstante, en Estados Unidos, las dudas sobre la viabilidad de la estrategia podrían incluso eliminar buena parte de su naturaleza expansiva si los consumidores y empresas deciden aumentar su nivel de ahorro anticipando futuros aumentos impositivos. La administración Trump debería clarificar lo antes posible su estrategia fiscal.

En el caso concreto de la zona del euro, el Informe Económico de ESADE anticipa una política fiscal neutral en el periodo 2017 y 2018 con una ratio de deuda pública que se reducirá gradualmente hasta una media del 87% del PIB (desde el 90,3% registrado en 2015). Esta reducción será posible por la disminución de los tipos de interés, la aparición en algunas economías de superávits primarios y por la reducción del volumen del déficit público. Algunas economías, sin embargo, siguen fuertemente endeudadas, lo cual limita su margen de actuación en política fiscal.

deuda publica 

(83)

The following two tabs change content below.

DirectivosyGerentes

DIR&GE es la mayor red empresarial B2B exclusiva para profesionales con poder de decisión.

Suscríbete a nuestros comunicados




Comunicado



X

Suscríbete a nuestra Newsletter Semanal

x