Home Management Artículos Management De la transformación digital a la revolución humana
De la transformación digital a la revolución humana

De la transformación digital a la revolución humana

302
0

Los profesionales de Recursos Humanos deben ser ya creativos, comunicadores, referentes, marketers, evangelistas incluso de una visión donde mostremos la experiencia real que lanzará nuestra marca hasta donde seguramente no imaginamos.

De la #transformacióndigital a la revolución humana, por @maperezlaguna #RRHH Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Vivimos en una era donde estamos sobreexpuestos al mensaje de la necesaria transformación digital, de crear estrategias que buscan apoyar la construcción de una marca para que sea visible, de generar instrumentos que nos lleven más cerca del cliente, de lo que siente, lo que necesita, cómo respira y cómo se mueve para anticiparnos a sus deseos.

Se acabaron los RR.HH

Ha llegado un punto que la necesidad de ser reconocidos como líderes, como referentes, como proveedores, como empresas, como cualquier concepto que se nos ocurra para estar en la mente de nuestro target, se ha convertido en la prioridad/obsesión de nuestro tiempo en la economía actual.

Pero, de un tiempo a esta parte, comienzan a apreciarse visos de cansancio. De que la realidad de muchas empresas no es como se vende en los miles de estudios de consultoras al uso o publicaciones especializadas donde, curiosamente, sólo vemos las best practices de las grandes empresas, de las que disponen de recursos, visión y una manera de hacer las cosas, sea buena o mejorable, reconocible para el mercado.

En esta misma etapa, departamentos que solían estar en la retaguardia aparecen más visibles que nunca. Y son los RR.HH los que primero han llegado para mostrar su cara más amable y conciliadora, repleta de slogans donde las palabras “gente”, “personas” y el adjetivo “importante” se alían en el 100% de los casos.

Sin embargo.. ¿Por qué los RR.HH , quizás por ser más visibles, siguen teniendo una reputación con tantas sombras? Vamos, hablando en plata, lo que de toda la vida se ha denominado tener mala prensa.

Porque esa transparencia ha puesto de relieve que el enorme foco de la transformación digital está dejando muy atrás la experiencia humana. Y es un contrasentido, porque precisamente dejar atrás lo analógico implicaba mejorar la experiencia no sólo del cliente, sino del trabajador, del candidato, del talento presente y futuro.

¿Hay realmente un sentimiento o espíritu de “este es el lugar en el que quiero trabajar” hoy en día en las empresas porque somos, o queremos ser más digitales?

Desgraciadamente, los RR.HH están completamente desfasados. Y no es una buena noticia porque las personas son las que nos llevan al éxito o fracaso de un proyecto. Pero nadie parece creerse mucho esto, más allá del postureo de las redes sociales.

Seguimos dirigiendo equipos como si estuviéramos en plena revolución industrial, generando ejecutores de tareas sin más (aunque tenemos un CRM precioso en la empresa que nos ha costado un riñón, y que casi nadie usa porque a) no les explican sus ventajas o b) nadie dura en el puesto demasiado tiempo.

Seguimos seleccionando y reclutando talento a modo de carnicería, tratando de encajar a personas en moldes prefabricados. Incluso la revolución digital juega en contra ¿Sabías que tienes más oportunidades de entrar en un proceso dirigiéndote directamente a la persona que toma la decisión que aplicando online? Y eso sucede porque muchos sistemas ATS (Applicant Tracking System) son capaces de filtrar a un Bill Gates o un Tony Robbins porque no pasamos sus (mal calibrados) baremos.

La revolución humana

Incluso los programas de liderazgo de algunas grandes escuelas de negocio (podéis comprobarlos en sus anuncios en las redes) siguen hablando de “líderes y subordinados”, directivos que se gastan una pasta considerable para ser más líderes. Pero ningún programa comienza diciendo cómo hacer líderes a los demás.

El popular comunicador Simon Sinek lo decía hace tiempo. ¿Cuántos libros de autoayuda hay que comienzan con “cómo ser mejor, cómo ganar más dinero, como tener x, cómo lo que sea”? Pero ninguno destinado a hacer crecer a quien tienes al lado.

Se acabó lo que se daba. Es hora de una revolución humana. Que cambiemos no sólo las conductas, sino el lenguaje. Ya nos somos Recursos Humanos, un departamento que debería diluirse para comenzar a ser una función compartida porque todos somos humanos en la empresas, imanes de cliente y talento ( o repelentes según el caso). Los profesionales de esta área debemos ser ya creativos, comunicadores, referentes, marketers, evangelistas incluso de una visión donde mostremos la experiencia real que lanzará nuestra marca hasta donde seguramente no imaginamos

Nada de RR.HH. Simplemente humanos. Porque eso es algo que, independientemente de las transformaciones tecnológicas que nos quedan por vivir, vamos a ser toda la vida.

(302)

The following two tabs change content below.
Miguel Ángel Pérez Laguna

Miguel Ángel Pérez Laguna

HR Manager. Director de Atracción y Gestión de Talento. Reclutamiento Internacional y Desarrollo de RR.HH.
Con más de 15 años de experiencia como responsable de gestión y atracción de talento, coordinador de equipos y Director de RR.HH. Miguel Ángel Pérez Laguna es Co-autor de "Human Resources Leadership" (Vivelibro, 2013) y "LinkedIn 400 millions: Monetize in the economic graph",(Amazon,2015), siendo el Manager de RR.HH en España con más referencias y uno de los autores más leídos en LinkedIn con más de 25.000 seguidores en todo el mundo. Reconocido como uno de los mejores comunicadores en RR.HH llevando el management de capital humano a un nuevo nivel , basado en entender qué nos convierte en referencia y cómo podemos hacer líderes a los que nos rodean, generando motivación real y productividad más allá de los objetivos de la empresa. Con estas credenciales ha participado en foros como expo-learning e instituciones como la Universidad Europea de Madrid, Universidad Autónoma de Barcelona, Instituto Hartley House (EE.UU) y medios como Cadena Ser, Cope y RNE