nuevas-tecnologias-como-afectan-salud-transporte-y-bolsillo

La disrupción tecnológica es una gran megatendencia que está desafiando numerosos sectores, bien al abaratar costes, acelerar procesos, innovar con nuevos productos y servicios o combinando todas estas tendencias. La disrupción tecnológica es la aparición en un sector de nuevas tecnologías que deja obsoletas a las anteriores, produciendo cambios bruscos y profundos. Actualmente, el ritmo de innovación tecnológica es mucho más acelerado que antaño y se está desarrollando simultáneamente en múltiples partes de nuestro mundo globalizado.

En concreto, una de las firmas de inversión que más ha investigado sobre el impacto de la disrupción tecnológica es la gestora estadounidense ARK Invest. Esta compañía ha identificado cinco plataformas de innovación que creen que transformarán radicalmente la economía global en las próximas décadas: secuenciación del ADN, robótica, almacenamiento de energía, inteligencia artificial (IA) y blockchain. Los expertos de ARK Invest han identificado catorce tecnologías que emanan de estas plataformas de innovación, incluyendo terapias genéticas, impresión 3D, cloud computing, análisis de big data y criptomonedas.

La disrupción tecnológica es una gran megatendencia que está desafiando numerosos sectores, bien al abaratar costes, acelerar procesos, innovar con nuevos productos y servicios o combinando todas estas tendencias. Clic para tuitear

Así, según su investigación, algunos de los sectores económicos más expuestos al riesgo de disrupción tecnológica son energía, industria, salud y servicios financieros.

El sector salud, uno de los más expuestos

La gestora New Capital by EFGAM también considera que el sector salud es uno de los más expuestos a las transformaciones tecnológicas por sus estructuras rígidas, sus altos costes, su baja productividad y la escasez de competidores.

De esta forma, desde New Capital consideran que la disrupción tecnológica aplicada a la salud tiene un amplio potencial para transformar al sector “debido a nuevos avances científicos, dispositivos médicos, herramientas de diagnóstico, plataformas digitales de salud, la regulación, la educación y las mejoras en procesos, como el uso de big data o de la inteligencia artificial”. Entre los campos donde ven más potencial de desarrollo en nuevas tecnologías, terapias e instrumental, citan las terapias genéticas, la secuenciación del ADN, el desarrollo de nuevos dispositivos médicos y el procesamiento de datos médicos.

El desarrollo de las vacunas contra el covid-19 es un ejemplo de innovación médica acelerada y de lo que está por venir en el sector sanitario gracias al impulso de las tecnologías.

Conducción autónoma: de ciencia ficción a realidad

Felix Demaeght, analista de renta variable de la gestora Candriam, explica por qué la conducción autónoma es una de las industrias más innovadoras y revolucionarias de los últimos años: “En solo una década (desde 2007), la conducción autónoma se ha convertido en un crisol de iniciativas I+D por parte de los gigantes de Silicon Valley, los fabricantes tradicionales de vehículos y los nuevos poderes económicos del mundo, en especial, China. Se considera que al menos 16.000 millones de dólares se han invertido en investigación sobre vehículos autónomos, con Waymo (el proyecto de Google) como principal inversor, con 3.500 millones de dólares”.

El experto vaticina un amplio potencial de desarrollo tecnológico hasta alcanzar la autonomía total.

Las finanzas tras la COVID-19

El sector financiero se ha convertido en un ejemplo clásico de disrupción, especialmente en el caso de los bancos: el contexto de crisis económica y la aplicación de tipos de interés en cero o incluso negativos de la última década ha limitado su capacidad para financiar a individuos y empresas. Además, el exceso de regulación les ha obligado a realizar enormes provisiones en sus balances, por lo que se han reducido sus márgenes de beneficio.

Desde New Capital han identificado una serie de tendencias con proyección en el futuro: incremento del consumo online -lo que ha incentivado el desarrollo de wallets digitales y, al mismo tiempo, ha aumentado la concienciación por la ciberseguridad-; la aparición de neobancos digitales con estructuras de costes más ligeras; aplicación de IA para la reducción de costes de gestión y tiempos; o el desarrollo de servicios de inversión automatizados.

Fuente: Club Influencers