actitud innovadora

En el campo de la innovación se habla mucho menos de la actitud innovadora que del hecho innovador, que de la propia innovación como proceso o incluso que del sujeto innovador.

Siguiendo el hilo conductor ‘aguas arriba’ podemos identificar:

  • La innovación concreta, el resultado.
  • El proceso innovador.
  • El sujeto innovador, el propio innovador, que es actor del proceso.
  • ..

… sin actitud innovadora no es posible que el sujeto innovador, el innovador, desarrolle su objeto es decir la propia innovador.

Es, por lo tanto determinante dedicarle tiempo a esa actitud innovadora. Para ello me he rodeado de unos cuantos esquemas que tratan este tema. Tengo que decir que siempre me ha maravillado la habilidad de las personas para dibujar esquemas que, de forma sencilla, aclaran conceptos que costaría mucho párrafo escrito el describirlo.

Veamos uno (sacado del autor Borja Vilaseca en su libro “Qué harías si no tuvieras miedo”) y que denomina “los cuatro niveles de actitud”:

actitud innovadora.

actitud innovadora.2

A la vista de ambos podemos dibujar un camino o recorrido a realizar para el crecimiento o mejora de nuestra actitud innovadora:

  • Tener definida la Misión: Como combinación o alineamiento de lo que se necesita y lo que amamos.
  • Poner en marcha la Pasión y la Profesión: Tenerlos también alineados. Formarnos para compatibilizarlo.
  • Que sea una verdadera Vocación: Porque combina todo lo anterior.

Para ello hay que transitar:

  • De Victimista a Reactivo.
  • De Victimista a Responsable.
  • De Reactivo a Proactivo
  • Logar el alineamiento ‘consciente’ entre Responsable y Proactivo.

Es un camino a recorrer y cada cual se encuentra en una situación de partida fruto de sus propias circunstancias, pero para lograr una verdadera actitud innovadora se requiere llegar al final del camino.

¿Tienes actitud innovadora?

¿En qué situación del camino te encuentras?

¿Has definido tu camino para lograr una actitud innovadora?