rendimiento innovación

Los directivos españoles muestran confianza en innovar en sus empresas, aunque siguen preocupados por su efecto en empleados y cultura organizacional. Y es que, hacer que el negocio sea rentable a la vez que se rediseña para incorporar la innovación constante, no es tarea sencilla. 

¿Qué acciones puede realizar un líder disruptivo para superar las barreras a la innovación?

La innovación está ganando terreno rápidamente en las organizaciones, aunque no sin algunas reservas. Un reciente informe del IBM Institute for Business Value (IBV) revela que los directores ejecutivos encuestados enfrentan desafíos relacionados con los empleados, la cultura y la gobernanza mientras deciden cómo implementar y expandir la innovación rápidamente en sus empresas. De hecho, datos del estudio revelan que, mientras el 41% de los directivos a nivel global prioriza la innovación sobre la eficiencia, el 49% de los CEO españoles ve el rendimiento a corto plazo como una barrera para la innovación. 

Y es que, en este nuevo contexto altamente competitivo, mantenerse en vanguardia requiere una gran dosis de creatividad; significa estar un paso por delante, anticipando continuamente las necesidades y demandas del mercado empresarial. En este contexto, el principal desafío radica en encontrar la manera de hacer que el negocio sea rentable a la par que se redefine para integrar la innovación de forma continua y adaptarse a las demandas del mercado.

Integrar innovación constante en la gestión empresarial es clave para mantener la competitividad

En palabras de Carme Castro, CEO de Kainova, «estamos en una era de cambio donde debemos dejar atrás modelos heredados y obsoletos de pensamiento, gestión y operación que no permiten adaptarse al ritmo actual del progreso y las demandas del mercado. En la construcción de nuevos modelos, la innovación es clave para destacar y mantener la competitividad. La necesidad de innovar constantemente surge porque las ideas se replican rápidamente, lo que subraya la importancia de integrar una innovación continua en las organizaciones». Para Castro, el nuevo modelo con el que hacer frente a la situación actual, debe construirse sobre un liderazgo disruptivo que combina, entre otras, las habilidades “explotar y explorar”, para lograr que la operativa sea cada vez más eficiente, mientras se está innovando.

El imperativo de un cambio cultural. La figura del líder disruptivo es esencial para superar la barrera a la innovación

Dado el panorama actual, los CEO son conscientes de la necesidad de una transformación cultural. Datos del mismo informe desprenden que el 54% de los ejecutivos españoles, (un 57% a nivel global), reconoce que el cambio cultural es más importante para convertirse en una organización basada en datos que superar los retos técnicos. Para ello, el papel del líder disruptivo es esencial para lograr esta transformación en la organización y a la par superar las barreras a la innovación que se presentan en el día a día. El líder disruptivo para Castro es aquel que:

  • Incrementa la eficiencia del equipo potenciando su talento y empoderando a las personas.
  • Aplica un modelo expansivo continuo donde los aprendizajes obtenidos mejoran constantemente los resultados y aumentan las capacidades del equipo.
  • Fomenta que las personas superen el miedo al riesgo y aprendan de sus errores, lo que incrementa su flexibilidad y acelera su capacidad de adaptación.
  • Incorpora la innovación y la disrupción en las dinámicas del día a día trabajando con la inteligencia colectiva y la cocreación.

Al implementar la innovación en su estrategia empresarial, es crucial que los líderes tengan la capacidad de generar y velar por un contexto, una cultura organizacional, que promueva y potencie el talento y la innovación en todos los niveles de la organización.