La transformación tecnológica está revolucionando la manera en que el consumidor se enfrenta al proceso de compra y se relaciona con las marcas. El consumidor, conectado, informado y capaz de comprar de forma selectiva sin ni siquiera tener que salir de casa requiere que las marcas identifiquen sus necesidades para poder ofrecerle una experiencia de compra satisfactoria.