revolucion-tecnologica-empresas-era-inteligencia-artificial-blockchain

La revolución tecnológica que estamos viviendo implica una disrupción organizativa, de cambios y de gestión de personas. Este proceso de digitalización imparable, acelerado por la crisis de la Covid-19 e impulsado tras la aprobación de los fondos públicos europeos para la transformación e innovación de las empresas, tiene en la inteligencia artificial y otras tecnologías, un alto potencial de aplicación en distintas áreas de la actividad empresarial, especialmente en la productividad, la optimización de recursos y la automatización de procesos.

Oriol Sabater Munells, CIO de Tecnotramit, analiza en la Revista Dir&Ge la revolución tecnológica de las empresas y su apuesta por la Inteligencia Artificial y el Blockchain. Clic para tuitear

Cuando hablamos de IA, hablamos de una de las tecnologías clave de la transformación digital, que nos permite tomar decisiones más precisas sobre ventas, marketing, desarrollo de productos o servicios y otras áreas estratégicas. ¿Pero, cuál es su rol dentro de las empresas?

Si nos fijamos en el ocio (donde casi todo empieza junto con el mundo militar en lo que tecnología y usos se refiere), la inteligencia artificial ya forma parte de nuestro día a día, Instagram, Netflix, Siri o Alexa, Google, Amazon, todos ya utilizan IA, y como usuarios, es una tecnología que ya tenemos normalizada y asimilada. Actualmente el 80% de las empresas están invirtiendo en Inteligencia Artificial (IA), de acuerdo con un estudio efectuado por Vanson Bourne a 260 grandes organizaciones con operaciones globales, y presentado por Teradata.

Pero, ¿qué es lo que esperan obtener las empresas cuando invierten en IA?. Mejorar la productividad de la empresa y, en consecuencia, la rentabilidad. Es decir, tratar de “hacer más con menos”.  Más eficiencia, menos costos, más ingresos… En resumen, mejorar los resultados actuales.

Pero muchas veces no obtienen dichas mejoras. Hay que centrarse en los datos, y más específicamente en los datos de calidad, que son el efecto diferenciador que impulsa la transformación. Los datos optimizan canales de venta, son claves para entender a los clientes y sus preferencias, pero también impulsan la innovación y la eficiencia operativa, así como permiten proyectar escenarios y aplicar estimaciones mediante estadísticas.

El cómo utilizamos estos datos que obtenemos es lo que permite a las empresas poder aplicar estas nuevas metodologías transformadoras que hacen que nuestros procesos pasen del crecimiento lineal al exponencial. Y éste es precisamente el rol clave de la IA en cuanto a la transformación digital.

Con las tecnologías anteriores, tal como regia la Ley de Moore, cada dos años se duplicaba el número de transistores en un microprocesador. Actualmente ya se habla de la ley de Huang, un nombre inspirado en el CEO de la compañía Nvidia, Jen-Hsun Huang. Dicha ley establece que el rendimiento de la GPU (unidad de procesamiento gráfico) en inteligencia artificial se doblará cada año, lo que supone un crecimiento muchísimo más rápido tal y como podemos ver en el sector de la movilidad y la conducción autónoma, dónde en pocos años se avanza a pasos agigantados. A las empresas que entiendan cuál es el rol de la inteligencia artificial, cómo aplicarla y cómo sacarle el beneficio inteligente, se les permitirá tener ventaja competitiva tanto en su sector como en la posible creación de nuevos sistemas.

Otra de las tecnologías clave que permite la transformación digital, es el blockchain. El blockchain funciona como una inmensa base de datos para el registro de información compartida entre múltiples participantes y, por ello, solo puede ser modificada o actualizada con el consenso de la mayoría de ellos (es decir, el 50% más uno), dando lugar a un registro inmutable e incorruptible. Permite también realizar transacciones rápidas y seguras, automatizando operaciones y reduciendo costes con la tecnología de registro distribuido. El proceso es el siguiente: primero se crea una transacción, luego se autentifica, se genera el nuevo bloque, se verifica, se encadena junto con el resto de bloques, y se completa la transacción. Esta herramienta ya se encuentra en el sector bancario o el de la ciberseguridad, y ofrece una serie de ventajas, sobre todo al sector inmobiliario, al aportar por ejemplo transparencia y trazabilidad en las transacciones.

El blockchain permite la gestión de transacciones fiables en tiempo real, y la posibilidad de cometer un fraude o que haya perdida de información se complica enormemente, lo que incrementa la seguridad y reduce el coste. De manera adicional permite una base de datos de todas las propiedades (como el Registro de la Propiedad) y posibilita almacenar de forma segura el 100% de los datos de toda la información de las propiedades. Se podría disponer de toda la información histórica de las transacciones, tal como por qué precio se ha comprado y vendido una propiedad, si se ha alquilado o un histórico de precios de alquiler de ese inmueble.

Resumiendo, las ventajas que ofrece el blockchain en el sector inmobiliario son:

  • Mayor transparencia de información y seguridad.
  • Reducción de costes y plazos de ejecución.
  • Datos trazables, descentralizados e inalterables.
  • Creación de smart contracts o contratos inteligentes.
  • Plataformas P2P para compradores y vendedores.
  • Prevención y control del fraude más exhaustivos.

Aun con el inconveniente del tiempo en lo que a desarrollo en el mercado se refiere, que se clarificará con el paso de lo años, su implantación es una gran ventaja para el mercado inmobiliario. Los profesionales del sector deben formarse en blockchain para obtener un mayor conocimiento de esta tecnología para de este modo, poderse implantar de forma efectiva en los procesos inmobiliarios, abarcando todas las ventajas posibles que ofrece la herramienta.

Como decía el profesor Ahmed Banafa en un artículo para el BBVA, “la inteligencia artificial y el blockchain son la pareja ideal para las empresas”, sin duda son dos de las tecnologías del momento y aprovechan al máximo la rentabilidad del dato. Como nombra en su artículo, el blockchain se puede aplicar para la protección de datos, permitiendo crear copias de seguridad en un sistema perfecto de información, pero también para la monetización de los mismos, tal y como hacen empresas como Google o Facebook y otros gigantes de Silicon Valley ante estos y otros retos tecnológicos llamados a beneficiar a las personas, las empresas y la sociedad en general.

Por Oriol Sabater Munells, CIO de Tecnotramit

Acceder al número completo de diciembre 2020/enero 2021 de la Revista Dir&Ge