ninguna-empresa-ibex-35-obtiene-sobresaliente-digitalizacion

Las compañías que integran el Ibex 35 no cuentan con un grado de digitalización insuficiente, pero tampoco alcanzan el sobresaliente. Esta es una de las principales conclusiones del informe ‘Índice de digitalización del Ibex 35 Análisis por sectores 2020-2021’, que pretende ofrecer una radiografía real del nivel de desarrollo en este ámbito de las empresas con mayor capitalización bursátil de España, dado el peso dentro de la economía nacional.

Así, a través de una serie de entrevistas “en profundidad” con los principales dirigentes de 19 compañías, con las que se pretende obtener un conocimiento cualitativo y cuantitativo de la “madurez digital” de los diferentes sectores productivos, se extrae que el grado de implantación tecnológica es un proceso transversal, inherente a todas las áreas de una organización, con variaciones en función del mercado en el que desempeñan la actividad. De una escala que va del uno al diez, todos oscilan entre los rangos moderado, avanzado y muy avanzando, aunque ninguno llega a la máxima puntuación.

La pandemia ha abierto un nuevo frente en el tejido empresarial, que se ve obligado a lidiar con un mundo cada vez más tecnológico y pone en evidencia a los sectores más rezagados en este sentido Clic para tuitear

En concreto, los sectores de la construcción, inmobiliario y farmacéutico se sitúan en la banda baja con una puntuación de 6,1 puntos. Le siguen industria, que se encuentra entre moderado y avanzando con un 6,3 y energía, que se acercaría al notable (6,9). Tan solo superan el 8, tecnología y telecomunicaciones, que obtendrían 8,2 y 8,1, respectivamente.

Pese a estas diferencias, todas tienen muy presente la digitalización en su estrategia de negocio. De hecho, el 95% cuenta con un plan definido de manera concreta en este sentido y ha puesto en marcha acciones para llevarla a cabo, con discrepancias en el enfoque.

Con todo ello, resulta revelador que el 63% de los encuestados manifieste no haber cambiado de manera significativa su modelo de negocio en los últimos dos años o simplemente haber utilizado las herramientas digitales para impulsar alguna estrategia o mejorar la relación con sus clientes.

Cambio de mentalidad

Por otra parte, los encuestados son conscientes de que la transformación en clave digital lleva implícito un cambio en la mentalidad de todo el equipo que permita trabajar con nuevas metodologías. Por este motivo, insisten en la importancia de involucrar a los miembros de la dirección en este proceso, incluido el CEO.

Partiendo de esta base, tres cuartas partes optan por modelos centralizados a la hora de organizar esta metamorfosis, cuyo primer paso radica en la digitalización de los procesos internos para ser más eficientes. La transición hacia metodologías ágiles, la digitalización de la cadena logística, los procesos relacionados con la comunicación interna o el uso de los nuevos canales de comunicación entre empleados o de plataformas de trabajo en equipo son algunos de ellos.

El talento, la llave del cambio

Asimismo, el 84% de las cotizadas prioriza en los procesos de selección aspectos como los conocimientos digitales, las soft skills o la capacidad de aprendizaje de los candidatos. Si bien el 74% lleva a cabo programas de formación entre su plantilla que les permitan adaptarse al contexto actual, se da la paradoja de que el 63% “no conoce con exactitud” las capacidades digitales de su equipo, a pesar de realizar encuestas para conocer el estado de digitalización. La respuesta podría descansar en el hecho de que tan solo un 26% procede a analizar estos resultados e implantar mejoras.

Fuente: Dirigentes Digital