Amazon repartidores

El servicio Amazon Flex del gigante del ecommerce permite a los autónomos españoles hacer de repartidores usando su propio coche.

Familias de repartidores: el revés de #Amazon Flex @AmazonESP #ecommerce Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Hace apenas seis meses comenzó la andadura de Amazon Flex en España. En este modelo, los repartidores hacen las entregas en su propio transporte y asumiendo los gastos derivados. Hasta ese momento, Amazon solo trabajaba con las grandes compañías de mensajería (MRW, Correos, UPS y Seur) y algunas más pequeñas (OTI, Tisa, Instapack). Estas últimas subcontratadas a raíz de que las primeras redujeran sus contratos con el gigante por motivos relacionados con las condiciones de entrega.

Ahora, continúa aumentando la competencia, esta vez, con los autónomos de Flex. Algunas asociaciones consideran que se trata de un claro ejemplo de dumping, es decir, una bajada de precios para eliminar la competencia.

La situación de los autónomos de Flex

Desde SEUR aseguran que “ha afectado a nuestros volúmenes: todo lo que Amazon reparte por sus medios no lo repartimos nosotros”. Por su parte, un empleado de Instapack señala que “ya no salimos con la barbaridad de paquetes de antes. Aunque el sueldo sigue siendo bajo, tenemos rutas normales: podemos cumplir nuestro horario y no regalar horas”.

Así, Amazon ofrece a los autónomos varias horas de reparto semanales. Solo es necesario contar con la app, tener coche propio y pasar un control de antecedentes penales. Sin embargo, los repartidores aseguran que no es tan sencillo. “Coger bloques de horas es difícil: tienes que estar continuamente con los dedos sobre la aplicación, porque somos muchos y salen pocos”, explica uno de ellos.

A pesar de que Amazon Flex va dirigido a autónomos, la realidad es que hay familias enteras trabajando en el mismo vehículo para ir más deprisa y vigilar los paquetes. Según declara una ayudante de repartidor autónomo, “tenemos otros trabajos, esto es algo adicional. Repartimos juntos porque los paquetes se ven desde fuera del coche: dejarlos ahí es muy peligroso, pueden romperte los cristales, llevárselos y es tu responsabilidad”.

El recelo de las asociaciones profesionales

Amazon se limpia las manos en todo momento respecto a la autorización administrativa necesaria para realizar los pedidos o de lo que le suceda al coche o sus ocupantes durante el reparto.

En ningún caso, ser repartidor de Amazon Flex es una dedicación exclusiva, a pesar de que el precio por hora de la compañía es superior a la media del sector. Desde la Asociación de Trabajadores Autónomos, señalan que ofrecer Flex como actividad complementaria es una maniobra. “Es para curarse en salud. Es el gran debate de estas plataformas: habrá de todo, autónomos puros, falsos autónomos y gente TRADE [trabajador autónomo económicamente dependiente]. Si no trabajan en exclusiva no son falsos autónomos, pero si no puedes rechazar un servicio ni negociar los precios, hay un problema. También con las facturas: si eres autónomo, tienes que emitirla tú”.

El sector advierte de los peligros de este tipo de servicios. Por un lado, la compañía no advierte debidamente de los riesgos que conlleva el reparto de mercancías, y por otro, se produce una devaluación progresiva del trabajo de repartidor.

Fuente El Confidencial

¿Quieres estar al día de las últimas noticias de ecommerce?