cambios-culturales

Los cambios que ha traído consigo la pandemia conllevan un nuevo paradigma y auguran una vuelta de los consumidores a cubrir necesidades básicas donde sentirse bien será una prioridad.

Así lo revela el informe realizado por Backslash, la unidad de análisis de tendencias de TBWA, que ha identificado los principales cambios culturales que están emergiendo durante la pandemia con el fin de ayudar a las marcas a comprender el papel que pueden desempeñar en el cambio de comportamientos y actitudes del consumidor durante y post COVID-19.

Los cambios derivados de la pandemia conllevan un nuevo paradigma y auguran una vuelta de los consumidores a cubrir necesidades básicas. Clic para tuitear

Algunos de los puntos destacados en los que ahonda la publicación son los siguientes:

Vuelta a lo básico

Un fenómeno anterior pero acelerado por la COVID-19 es la confianza en los científicos frente a los influencers; coincidiendo con un bienestar más primitivo, pero necesario, se ha generalizado el uso de la lejía frente a los aceites esenciales o preferimos darnos un paseo en la naturaleza que engancharnos al gimnasio.

Hoy en día, estamos redescubriendo el valor de las prácticas de higiene sencillas, lo que hará que la industria del bienestar tenga que priorizar las necesidades básicas de los consumidores.

El bienestar

Se abre una forma de entender la atención médica diferente a como la habíamos conocido. La crisis sanitaria en la que estamos inmersos nos ha hecho tomar mucha más conciencia sobre nuestra vida y sobre nuestra salud. Tiene sentido pensar que a partir de ahora vamos a tener una actitud mucho más proactiva para prevenir posibles enfermedades, pero al mismo tiempo para mejorar la sensación de bienestar general. Sentir que nos cuidamos genera una especie de efecto placebo que nos hace sentir bien con nosotros mismos. Cada vez más, un estilo de vida que promueva el bienestar será nuestra prioridad.

En este sentido, el estudio resalta que el bienestar está creciendo, así como que los consumidores se están volviendo mucho más selectivos y conscientes de lo que comen. Los alimentos tendrán un rol nutritivo y protector, y al mismo tiempo, emocional. En esta línea, resalta que las compras de vitaminas han disminuido en un 8% desde que comenzó la crisis, lo que sugiere que estamos priorizando remedios más probados.

Si bien el análisis de la publicación se centra en tendencias culturales a nivel global que se han visto aceleradas durante y tras el confinamiento, en España también se valida cómo la pandemia ha traído consigo un giro hacia una nueva forma de entender el bienestar más amplia.

Desconexión

Por otra parte, nuestro tiempo de desconexión ha dejado paso al tiempo para la reflexión. Nos hemos sobre estimulado hasta el punto de desconectarnos de nosotros mismos, y ahora necesitamos reconectarnos.

En este sentido, el estudio destaca una nueva ideología adoptada por los consumidores, que  va desde el desperdicio cero hasta la desconexión digital. La nada es nuestro nuevo antídoto. ¿Y si las marcas crearan la versión más simple, silenciosa e incluso invisible de su producto?

Turismo

Desde las leyes sobre el exceso de turismo y la huella de carbono hasta las tasas aéreas de los viajes internacionales, el mundo antes de la pandemia estaba tomando medidas para hacer frente al daño de los viajes excesivos.

Ahora los destinos nacionales están ganando fuerza. Junto con los nuevos movimientos de ecoturismo y escapadas de fin de semana, los consumidores y las empresas están trabajando juntos para establecer una nueva fórmula.

¿Y si los turoperadores se centrasen en descubrirnos destinos locales y no solo los más exóticos?

Los límites del trabajo

El trabajo nos define, pero estamos perdiendo el foco. La gente está empezando a poner el trabajo en un segundo plano y centrarse en el bienestar. Las empresas y los gobiernos los están ayudando a hacerlo para remediar el estrés acumulado y atraer talento.

Ya no eres tu trabajo. Buscamos un propósito en otros lugares y nuevas formas de autorrealizarnos. ¿Qué pasaría si las empresas y la cultura centrasen en el talento frente a la adicción al trabajo?

Economía del hogar

El Covid-19 nos ha convertido en personas más caseras y ha transformado a los millenials. ¿Qué pasaría si las empresas cada empresa reinventaran sus productos y los enfocaran en el consumo en el hogar?