La penetración de las ventas online en los supermercados en Europa Occidental llegará al 10% en 2025, en comparación con el 3,8% a finales de 2019.

Asimismo, las estimaciones indican que en algunos de los principales mercados europeos esta cuota llegará a duplicarse entre 2020 y 2025. Así lo avanzan algunas conclusiones del estudio ‘How to Ramp Up Online Grocery-without Breaking the Bank’, realizado por Bain & Company.

Por otra parte, y teniendo en cuenta la pandemia de la Covid-19, la consultora pronostica que entre el 35% y el 45% del aumento del consumo online continuará durante 2020 a pesar la flexibilización en las medidas del confinamiento.

MEJORAR LA RENTABILIDAD DE CANALES ONLINE

Todos los mercados analizados en el estudio han experimentado una aceleración en la penetración del canal online equivalente al crecimiento de dos a cinco años.

De esta forma, la consultora indica que para la mayoría de supermercados, los pedidos a domicilio son “estructuralmente menos rentables” que las ventas en sus tiendas físicas, hecho que podría diluir en gran medida los beneficios del sector de la alimentación si no se toman medidas para mejorar la mala rentabilidad de los canales online.

En este sentido, Ignacio Otero, socio de la consultora, resalta que actualmente, “muy pocos retailers ganan dinero con su canal online” al tiempo que destaca que “el crecimiento del número de pedidos online es positivo en términos de volumen y cuota de mercado y de cliente, pero, en el modelo actual, malo para la rentabilidad”.  

REFORMA ESTRUCTURAL

Las compañías que opten por no ampliar y mejorar su canal online evitarán la erosión de sus beneficios a corto plazo, pero la falta de una infraestructura digital los haría poco competitivos a largo plazo.

Los supermercados que opten por no mejorar su canal online evitarán la erosión de sus beneficios a corto plazo, pero los haría poco competitivos a largo plazo. Clic para tuitear

Los supermercados deben realizar una reforma estructural, para no ver caer su rentabilidad general entre 50-80 puntos básicos durante los próximos cinco años, según estima la consultora.

Por ello, los supermercados deben defenderse de esta amenaza optimizando su red omnicanal, diversificando los flujos de sus ingresos y eliminando los subsidios a los canales que no son sostenibles, indica el análisis.

Además, en estas tres áreas, las empresas deben considerar asociarse o adquirir la experiencia necesaria a través de fusiones y adquisiciones como una forma de acelerar el progreso que necesitan ya que, la inversión en tecnología requerida, supone un gasto económico significativo que, según la consultora, tendrán que asignarlo haciendo concesiones en otras oportunidades de inversión.

Fuente: Food Retail