drones paquete australia

La startup australiana Wing Aviation ha comenzado a ofrecer de forma comercial su servicio de reparto de paquetes con drones eléctricos.

Los #drones de Wing Aviation, startup participada por #Google, ya entregan paquetes en Australia #ecommerce Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 1 minuto

Tras años de ensayos y más de 3.000 vuelos de pruebas, Wing Aviation, la startup australiana participada por Alphabet, ya ofrece su servicio de reparto con drones de forma comercial. Desde la compañía aseguran que “la entrega con drones es el modo de transporte más seguro, rápido y respetuoso con el medio ambiente, y todo el mundo puede beneficiarse de recibir pequeños artículos en cuestión de minutos, en casa o dondequiera que estén”.

En sus primeros vuelos comerciales, estos drones ya han repartido productos como alimentos frescos, café caliente o artículos farmacéuticos de libre despensa. Los usuarios pueden encargar los productos a través de una aplicación móvil que centraliza los productos disponibles ofrecidos por las compañías locales.

Drones que conectan clientes con comercios locales

De esta forma, Wing acerca la tendencia de la compra online y la entrega inmediata a los pequeños comercios locales gracias al envío de productos en cuestión en minutos mediante drones. Los responsables del proyecto explican que “creemos que es importante proporcionar beneficios a las comunidades local, incluyendo reducir la congestión del tráfico y las emisiones contaminantes”.

La empresa nació en 2012, financiada por Google, con el objetivo inicial de transportar desfibriladores mediante drones para la atención médica de emergencia, pero la tecnología de estos dispositivos aún necesitaba pruebas y desarrollo para ser verdaderamente fiable.

Alcanzar dicha fiabilidad pasó necesariamente por conseguir la certificación de los drones, un requisito imprescindible que exige toda autoridad aérea para el vuelo de aeronaves en núcleos urbanos. En este sentido, los drones deben mantener una altura mínima de cinco metros y no pueden volar a menos de dos metros de cualquier persona. Por su parte, los usuarios no pueden aproximarse al dron para recoger la carga, sino que deben esperar a que el dispositivo deposite el pedido y que el dron se retire a una distancia segura para recoger el paquete.

Hasta ahora, la compañía ofrece este servicio de entrega en barrios del extrarradio, como Crace, Palmerston y Franklin, pero el objetivo es ampliar la cobertura durante los próximos meses a barrios más próximos a la capital.  

Fuente EconomíaDigital

¿Quieres estar al día de las últimas noticias de ecommerce?