inteligencia artificial esade

Los retos, las oportunidades y los factores de éxito en la gestión de la IA para las colaboraciones públicas y privadas

[email protected] nos explica los retos, las oportunidades y los factores de éxito en la gestión de la #IA Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Marc Esteve, profesor visitante del Departamento de Dirección General y Estrategia

estudio esade

La ciencia de los datos y la inteligencia artificial (IA) son muy prometedoras para que las organizaciones del sector público mejoren los servicios que ofrecen a la ciudadanía. Sin embargo, sigue existiendo un gran desafío: los gobiernos no tienen los conocimientos ni los recursos suficientes para integrar la IA en los servicios públicos por sí solos.

Aprovechar el potencial de la IA para la sociedad requiere la colaboración entre las universidades y los sectores público y privado. Este marco de colaboración ya es la norma en los centros de excelencia de IA aplicada en todo el mundo.

Pero, a pesar de su popularidad, las colaboraciones intersectoriales conllevan grandes desafíos de gestión que dificultan su éxito. En nuestra investigación en transacciones filosóficas, mostramos las oportunidades y los retos de la IA para el sector público y proponemos una serie de estrategias para gestionar con éxito las colaboraciones intersectoriales.

Retos de gestión y oportunidades de la IA

Si bien los retos de la colaboración entre las organizaciones del sector privado han sido ampliamente investigados, se ha prestado mucha menos atención a las dificultades de trabajar en los sectores público, privado y sin ánimo de lucro.

El primer obstáculo del éxito de dicha colaboración son los diferentes entornos que rodean a las organizaciones públicas y privadas. Mientras que las organizaciones públicas son responsables ante los usuarios de sus servicios y el público en general, las organizaciones privadas son responsables ante sus accionistas. Esto puede dar lugar a conflictos a la hora de conjugar los intereses de las distintas partes interesadas.

La adquisición por parte del sector público de tecnologías basadas en la IA plantea retos y algunas cuestiones de rendición de cuentas. ¿Quién es responsable de una decisión tomada por un algoritmo cuando tiene un impacto adverso en la vida de alguien? ¿O del posible uso indebido de la IA y los datos?

Otro desafío fundamental de las posibles colaboraciones en materia de IA entre los sectores público y privado son los enfoques divergentes de la gestión del riesgo: los riesgos políticos de los gobiernos no se concilian fácilmente con los riesgos de mercado de las organizaciones empresariales.

Las colaboraciones entre sectores público y privado

En particular, a quienes dirigen proyectos de colaboración puede resultarles difícil ofrecer un valor público a cambio de dinero y, al mismo tiempo, maximizar los beneficios para satisfacer a los accionistas. A medida que se producen colaboraciones relacionadas con la IA, siempre existe el riesgo inherente de que los datos utilizados hayan sido manipulados o saboteados para servir a los intereses oportunistas y egoístas de un actor.

Otros desafíos relacionados con las colaboraciones intersectoriales en torno a la IA están relacionados con las competencias y los datos. Existe un importante déficit de competencias en IA entre el sector público y las empresas y las universidades. Las organizaciones públicas carecen de individuos con conocimientos en IA, de modo que necesitan asistencia técnica y formación.

El desarrollo de las competencias digitales necesarias para el uso de la IA en el sector público no es un proceso rápido. Se necesitan más fondos para que los estudiantes de doctorado en aprendizaje automático superen esta carencia.

Siete factores para el éxito en las colaboraciones en materia de IA

Los resultados de nuestra investigación apuntan a las siguientes siete estrategias de gestión que pueden contribuir al éxito de las colaboraciones en materia de IA entre el sector público y el privado:

1. Liderazgo facilitador

En contraste con la idea clásica de líderes jerárquicos que imponen sus puntos de vista a sus inferiores apoyándose en una posición de poder, el liderazgo facilitador fomenta el respeto y las relaciones positivas entre los miembros del equipo, la resolución constructiva de conflictos y la expresión franca de pensamientos y actitudes.

Nuestro análisis concluye que los líderes de las colaboraciones deben promover una participación amplia y activa, garantizar una influencia y control extensos, facilitar una dinámica de grupos productiva y ampliar el alcance del proceso. El liderazgo facilitador es imperativo para la colaboración, especialmente porque los incentivos para participar pueden ser pocos y los recursos a menudo pueden estar asimétricamente distribuidos.

2. Objetivos compartidos

Incluso aunque todas las partes en una colaboración estén muy alineadas con el objetivo principal de la alianza, puede haber diferencias entre los objetivos de cada organización. Para garantizar el éxito, es importante que los objetivos estén alineados, ya que sirven de guía para la toma de decisiones y de referencia para evaluar el éxito.

3. Recopilación y puesta en común de conocimientos

Las actividades de gestión deberían centrarse en la creación de capacidad institucional para la acción conjunta, como la creación de normas comunes para la recopilación y el procesamiento de datos. En el ámbito técnico, las organizaciones deben afrontar el reto de la gestión de las redes colaborativas para intercambiar datos entre jurisdicciones. La formulación de normas comunes para la recogida de datos y la mejora de los procedimientos de puesta en común de datos es crucial para garantizar el éxito de las colaboraciones.

4. Comunicación

Una buena estrategia de comunicación puede tener un impacto directo en la gestión de una colaboración. Cuando la colaboración visiblemente está dando resultados tangibles, las partes interesadas están más dispuestas a invertir tiempo, energía y recursos. Esto sucede al mostrar el valor de las acciones conjuntas a través de ganancias rápidas.

5. Socialización

Si los gerentes procuran que el impacto de los esfuerzos de colaboración sea transparente para las principales partes implicadas, la colaboración mejora. Los resultados e indicadores transparentes pueden aportar más ideas y reformas en todos los ámbitos de la colaboración a la hora de solucionar un problema difícil como por ejemplo implementar una idea de arriba hacia abajo en entornos descentralizados.

6. Experiencia

La contratación de administradores de redes conocedores de alta tecnología y la dirección de los esfuerzos de los expertos del campo dentro de la red pueden generar confianza gracias a sus competencias y a la mejora de la calidad del servicio. El uso adecuado de la tecnología pertinente puede mejorar significativamente el rendimiento en la calidad de los datos, así como la integración, el análisis y la visualización de los mismos.

7. Dotación de sentido

En las colaboraciones intersectoriales, las relaciones pueden ser asimétricas: un socio puede necesitar más cooperación que otro. En estos casos de reciprocidad desequilibrada, es eficaz establecer estrategias para crear confianza y convicción. Un gestor de la colaboración debe, pues, dar sentido a esta necesidad y estimular la estructura de la red fomentando el compromiso de las diferentes partes implicadas.