superlab

Pep Valls, director creativo y estratégico de Evvo Retail, explica la necesidad de transformar las tiendas físicas para ofrecer nuevas experiencias de compra y comparte la visión de la compañía sobre los supermercados del futuro. 

[email protected] explica la próxima revolución en los #supermercados. El futuro llega hoy Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 5 minutos

evvo logo baseEl sector de la distribución de alimentación se encuentra en un momento de total revolución. Nos encontramos dando vueltas en una metafórica rotonda para elegir entre dos caminos que llevan a destinos diferentes. Por un lado el que conduce a la consolidación definitiva de las tiendas on-line, auspiciadas por los grandes operadores logísticos y el, por el otro, la necesaria transformación de las tiendas físicas para ofrecer nuevas experiencias de compra que aumenten el atractivo del usuario final. Es decir, que sigan justificando la visita al punto de venta. Seguramente, en esta disyuntiva, nacerán también modelos híbridos donde las nuevas tecnologías y la conectividad omnicanal tendrán un papel fundamental.

Los antecedentes. Las preguntas

Hay una premisa que ha venido condicionando la compra en los supermercados y a la cual entendemos que hay que ofrecer nuevas alternativas: La compra diaria no es agradable. O dicho en lenguaje más coloquial. Hacer la compra en el super es un rollo.

pep valls
Pep Valls, Director creativo y estratégico de Evvo Retail

En Evvo, empresa especializada en retail y más concretamente en la distribución de alimentación, nos planteamos hace ahora tres años un proyecto de investigación interna que partía, entre otras, de las siguientes preguntas: ¿Por qué compramos en el supermercado como lo hacemos? Es decir. ¿Por qué cuando llegamos al punto de venta cogemos una cesta o un carro y los llevamos a “pasear”, poniendo en su interior los productos que vamos encontrando? ¿Por qué, posteriormente, los acercamos a una caja registradora y los depositamos en una cinta, que se desplazará medio metro, donde una persona los recogerá y los depositará en un cubeta al otro lado de la caja, para ponerlos nosotros en una bolsa?. O este otro planteamiento. ¿Por qué los supermercados son almacenes de productos con personas paseando a través de sus pasillos? O también, ¿por qué en “mi” supermercado encuentro productos que nunca compraré?

Las respuestas

El resultado de este estudio fue la concreción de un nuevo concepto de punto de venta que hemos denominado SuperLab, el supermercado del futuro, basado en 3 ejes conceptuales que van más allá de la propia formalización de espacio y que creemos sugieren elementos de debate que permitan ofrecer otras alternativas al sector, en general.

Atención personalizada vs autoservicio

El primer eje sobre el cual se estructura el proyecto es el de la atención personalizada, ante el autoservicio que se ofrece en los supermercados. Se propone pasar del modelo heterogéneo actual, “el supermercado para todos” a un modelo personalizado que entiende que “tú eres tú”. Del “tú buscas y escoges tus productos, los recoges y los transportas” a una alternativa dónde personas especialmente preparadas te escuchan, entienden como eres, cuáles son tus particularidades alimenticias. Si tienes alguna intolerancia o también, si necesitas soporte para la definición de los menús semanales, recetas o también la elaboración de dietas, según cada persona.

Tecnología transversal

tecnología superlabEl uso de las nuevas tecnologías es un elemento fundamental que permitirá coordinar las necesidades de cada usuario desde cualquier dispositivo, tanto en el punto de venta como en aquellos de uso particular. Se está ya desarrollando una interfaz que facilite al cliente la construcción de su perfil personal, así como los productos que forman parte del mismo. La programación de las compras periódicas y sus posibilidades de mejora, así como el control del stock en su domicilio. Toda su información personal será accesible también en el punto de venta a través de diferentes terminales interactivos de última generación.

Compra ética

Es el tercer eje fundamental del supermercado del futuro es la importancia de los valores éticos en relación a la producción sostenible de los alimentos y la preservación del medio ambiente. En este sentido, SuperLab apuesta por la agricultura biodinámica y ofrecerá alimentos que respeten su ciclo de vida natural, sin utilizar sustancias químicas, ni recursos naturales de manera innecesaria.

Asimismo, la acumulación de alimentos en el punto de venta, frente al desigual reparto bienes en un mundo global y la preocupación hacia la generación de residuos sólidos y su posterior reciclaje, transformarán la presencia de los diferentes productos en el punto de venta. Es por este motivo que SuperLab acumulará el mínimo stock posible, eliminará los grandes estantes convencionales de exposición y evitará el derroche de alimentos.

Otro aspecto importante será la sostenibilidad de la edificación, para la cual se han previsto materiales ecológicos que permitan un fácil reciclaje o reutilización en posteriores reformas. También se ha tenido en cuenta la utilización de materiales técnicos, como K-Life así como otros productos del Grupo Porcelanosa, que cumplen estos requisitos. Por último, todas las energías y suministros serán de producción ecológica y renovable.

“SuperLab anticipa los supermercados del futuro con una nueva experiencia de compra a través de la personalización, la ética, la sostenibilidad y la tecnología”

El espacio físico

plano superlabLa superficie se divide en cuatro zonas diferenciadas: recepción y punto de información, atención personalizada, exposición producto fresco/seco y una zona interactiva, en un espacio diáfano que rompe la rigidez de los actuales supermercados y que crea espacios orgánicos, con luz indirecta y formas acogedoras y dónde la tecnología tiene un papel fundamental.

Para todas las personas y para cada una de ellas

SuperLab no pretende ser una respuesta universal, ni una solución única y definitiva. Se trata de una propuesta que plantea nuevas alternativas que deben poder adaptarse a las diferentes enseñas, según su posicionamiento y su propia personalidad y sobre todo, la personalidad de sus usuarios.

Se dirige a todos los públicos pero de manera más concreta un perfil de consumidor inquieto e inconformista. Un consumidor que es evolutivo y que ya incorpora la tecnología en su día a día. Por tanto, hacer que la adopte también en su compra diaria es un paso natural en este desarrollo. Una tecnología que hará que cada usuario se sienta único, adaptándose totalmente a sus requerimientos.

En resumen, el proyecto SuperLab nace a partir de detectar dos realidades. Una es que, ir al supermercado no está concebido como una actividad a agradable y, a la vez, poner en crisis la dinámica de la compra y los pasos mecánicos que se llevan a cabo en este proceso. La otra realidad es la necesidad del sector de actualizarse con la aplicación de las nuevas tecnologías para ofrecer una experiencia de compra interactiva y a la vez, más satisfactoria. El objetivo final es conseguir un vínculo más intenso con el usuario, creando una experiencia de compra agradable y personalizada, con un importante compromiso ético/ecológico y con todas las innovaciones a su alcance, en un espacio diferente y cómodo.

Pep Valls

Director creativo y estratégico de Evvo Retail