prodware personalizar en masa

La fabricación y la distribución han experimentado profundos cambios en los últimos años debido a la evolución del cliente, del mercado y de la tecnología. Estos cambios han derivado en la aparición de una estrategia fundamental para los nuevos modelos de negocio: la fabricación masiva.

[email protected] explica como #personalizar en masa: cómo reconfigurar la cadena de suministro Clic para tuitear

prodwareEl sector de la industria y la distribución es cada vez más complejo y exigente debido a tres factores. Los clientes, tanto usuarios finales como minoristas, cada vez más capacitados e informados que demandan costes más reducidos, mejores servicios y una entrega más rápida; la competencia, donde cada detalle se convierte en un valor diferenciador clave para la marca y un elemento crucial para ganar o perder clientes; y la tecnología, cuya relevancia no ha parado de crecer y que exige invertir para adaptarse a las últimas innovaciones.

Todos estos factores están llevando a las empresas a replantearse la transformación de su organización y de sus operaciones. En este escenario cambiante, la orientación al cliente sigue siendo el reto prioritario. Para hacerle frente, una nueva tendencia ha ganado terreno: la personalización masiva. Una revolución en la forma en que los clientes compran, los fabricantes producen, los distribuidores entregan y los minoristas venden/compran mientras se genera valor para todos ellos.

De tendencia a realidad

La personalización en masa permite al cliente decidir la especificación exacta de un producto o servicio en el momento de la compra o con posterioridad a la misma. Uno de sus factores esenciales es que dicho producto o servicio debe suministrársele a un precio cercano al de una alternativa ordinaria de producción en serie. Es la alternativa a la producción en masa, un cambio de dirección inevitable y natural.

La personalización masiva ha surgido de la dinámica del mercado, la creciente variedad de productos y las nuevas oportunidades que ofrece la tecnología y el comercio electrónico. Es innegable que los clientes se están involucrando en el diseño de productos, contribuyendo a la llamada personalización colaborativa, en la que hay un diálogo continuo con los clientes para identificar sus necesidades.

De esta forma, vemos una evolución desde la figura del consumidor a la del prosumidor. Ahora más que nunca, el cliente tiene el control. Como consecuencia, la cadena de suministro evoluciona: los clientes ya no se sitúan al final de la misma, sino al principio. Esto permite generar una verdadera oferta orientada al cliente, localizado en el centro de todos los procesos.

El impacto de una visión Customer Centric

Las cadenas de suministro han cambiado enormemente en los últimos años: el concepto tradicional de “silo” ha sido sustituido por una perspectiva moderna de integración. Las empresas ya no se consideran entidades funcionales independientes con un modelo de cadena de suministro lineal (de un proveedor a otro) sin intervención del comprador. Ahora, la interacción con el cliente es lo prioritario.

Este modelo de comunicación y colaboración “multidireccional” es un proceso circular. Por lo tanto, los clientes desempeñarán un papel importante en la cadena de valor. En función de cada uno de los diferentes escenarios, las acciones de personalización y las responsabilidades se comparten y varían a lo largo de la cadena de suministro.

Los desafíos de la personalización masiva

Proporcionar productos personalizados garantizando la misma calidad, precio, beneficio y plazo de entrega es uno de los mayores retos de la personalización masiva. Para lograrlo, la cadena de suministro debe ser más reactiva y garantizar su capacidad para disponer de los materiales necesarios de forma constante y de ofrecer una respuesta rápida a los pedidos modificados. En el caso de los distribuidores, será necesario asegurar la entrega del producto a tiempo y dentro del presupuesto, así como adaptarse a los requisitos siempre cambiantes del cliente para mejorar su experiencia.

Todo ello requiere una profunda transformación que incluya la adopción de nuevas tecnologías. El cambio pasa por mejorar la visibilidad de los procesos, agilizar el análisis, así como optimizar la previsión, la integración y la comunicación dentro de la cadena de suministro. Además, es necesario lograr un mayor control de las operaciones y los procesos a través de la interacción con el cliente, lo que requiere de soluciones dinámicas de gestión empresarial y del diseño de estrategias específicas.

El desarrollo de herramientas inteligentes y los cambios en los procesos son los que harán posible la incorporación de una perspectiva de personalización en masa. Esta nueva filosofía de fabricación y distribución ayudará a las empresas a comprender a los clientes, responder rápidamente a sus necesidades y a ofrecerles una experiencia inolvidable.

Descarga el whitepaper “Siete nuevas tendencias que transforman la Industria” y descubre  las últimas innovaciones que están revolucionando el sector de la fabricación gracias al desarrollo de tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT) y el modelo empresarial B2B2C.