aprender-a-gobernar-de-los-mejores-javier-fernandez-aguado

Josep Capell Guiu es el CEO de CEINSA. Desde su fundación en 1994, CEINSA ha sido pionera en el desarrollo e implantación de metodologías innovadoras, fundamentalmente en compensación y gestión del talento. 

Josep ha desarrollado su carrera profesional entre Andorra, Barcelona y Madrid. Miembro fundador de CAMTO (Centro Avanzado de Métricas de desarrollo del Talento), figura en Los imprescindibles del Management (de Salvador Molina) como una de las diez personas de referencia del management en España. 

Javier Fernández Aguado,Socio Director de MindValue, reseña el libro de Josep Capell Guiu 'Aprender a gobernar de los mejores'. Destaca que 'La formación humanística es de urgente necesidad para cualquier directivo'. Clic para tuitear

Profesor en el Máster de Dirección de RRHH de la UAM, en el MBA Executive de la UPV/EHU y en Galicia Business School, escribe artículos técnicos y de opinión en revistas especializadas como Ejecutivos, Equipos&Talento, Dirigir Personas o
Capital Humano.  

Traigo todo esto a colación, porque acaba de publicar un relevante libro que lleva por título: Aprender a gobernar de los mejores, obra que deseo reseñar en estas líneas siguiendo la propia presentación del libro. 

No existen decisiones perfectas, sino que sencillamente las hay más o menos acertadas. A la hora de seleccionar a los 32 pensadores que se analizan en este trabajo, Josep ha procurado ser muy riguroso. La elección no ha sido realizada al azar. Josep emplea la metáfora de un inmenso palacio del que recorreremos algunas estancias. El criterio aplicado ha sido la calidad y la solidez, de la misma forma que las estancias que permanecen abiertas en una casa-museo sirven para entender, siquiera en parte, cómo es el edificio y lo que contiene. 

Casi toda organización responde a la necesidad de solucionar un problema (desafortunadamente algunas se pergeñan, como las iniciativas populistas contemporáneas de inspiración comunista, para crearlos). La realidad, cuyos cimientos son diversos y complejos, a menudo incontrolables, reclama una perspectiva amplia. Esa es la idea que vertebra el índice. La inclusión de los más rigurosos autores del management: Peter Drucker, José Aguilar, Nuria Chinchilla, Luis Huete, Víctor Hugo Malagón, Rodrigo Jordán o Ricardo Hernández, se ha combinado con la de otros que, además del management, abordan cuestiones relacionadas con la competitividad como Michael Porter o Renée Mauborgne. Ha embarcado autores que, desde un punto de vista estrictamente pragmático, Harold Geneen o Jack Welch, tienen mucho que aportar sobre el día a día de las estructuras.

Y ha enriquecido la investigación con autores que facilitan conocer la realidad de nuestra naturaleza a través de las reflexiones científicas: Daniel Kahneman o Steven Pinker. Y con quienes permiten dilucidar conflictos políticos, como Antonio Gramsci o Sir Roger Scruton. Tampoco los problemas sociales o políticos señalados por Byung-Chul Han o Raymond Aron han pasado desapercibidos a su valoración. Dada esa intención desprejuiciada, se ha contado con intelectuales que sirven para conocer mejor las motivaciones de los actos humanos, como Thomas Hobbes o Baltasar Gracián, así como de sus afanes a la hora de dirigir organizaciones, como san Bernardo de Claraval o santa Teresa de Jesús. Por último, se ha completado la mirada con una perspectiva humanística, con la presencia de Aristóteles, santo Tomás de Aquino o Michel de Montaigne.

El libro proporciona al lector una introducción a la obra de estos autores. El propósito no es sustituir la lectura de los pensadores, sino inducir a profundizar en ella. En un contexto fragmentado, donde los tiempos, impregnados de lo digital, parecen acelerarse, se antoja necesario calar en lo esencial, en aquello que permanece, como es el caso de la naturaleza humana, que sigue siendo tan misteriosa como sorprendente, rara vez previsible. 

La formación humanística, vejada en algunas escuelas de negocios, es de urgente necesidad para cualquier directivo que, además de los números, ha de lidiar con esa rara sustancia de la que están creados los hombres y que se despliega, como el agua que recorre la montaña por vertientes diversas, desde biológicas a morales. Ese discernimiento sirve para que la persona se conozca mejor a sí misma, ardua tarea. No está de más, para emprender esa aventura, contar con mapas para recorrer el planeta. 

La selección de autores es suficiente para suscitar la sana curiosidad e indagar no solo en los propuestos, sino también en otros, ya que el universo del pensamiento, según la metáfora empleada por Josep Capell, es un palacio en cuyo interior, entre sombras y luces, una puerta da entrada a un pasadizo secreto que conduce a una estancia y así sucesivamente. Lo que importa no es tanto llegar a un sitio como recorrer el palacio, pues ese y no otro era el objetivo del arquitecto. Como explicitó Jacob Burckhardt, únicamente en el movimiento, por doloroso que sea, hay vida

Cualquier saber sobre la realidad siempre es incompleto. Despreciar la tradición o la modernidad es tan insano como minusvalorar la espiritualidad o la ciencia. A la hora de formarnos no hay que detenerse, sino avanzar hacia lo más recóndito. Estancia tras estancia se añadirá complejidad e incertidumbre, ya que mucho de lo que algunos han dado por supuesto solo es una fantasmagoría, cuando no una pretendida falacia. La mirada, toda vez que nos adentremos más y más, estará más enfocada y será más precisa. Nos será de utilidad día a día, tanto a la hora de hacer nuestras organizaciones más eficientes como a la de comprender mejor a nuestros semejantes. 

Estoy reconocido, en fin, a Josep Capell por el hecho de que haya tenido a bien considerarme uno de los autores que merecía la pena incluir en su excelente estudio. 

Sospecho, por lo demás, que para Josep es el primero de otros recorridos que, al igual que en el castillo de Hearst en San Simeon (California), irá abriendo en los años venideros. Esta primera ruta, en cualquier caso, es de obligada presencia para quienes aspiren a entender mejor el mundo y a sí mismos.