internet de las cosas esic

Cada vez más protagonista en cualquier conversación, el Internet de las cosas (IoT) es mucho más que la captura de datos y su análisis

[email protected] analiza los puntos clave del #IoT #innovación Clic para tuitear

por Alberto de Torres, profesor de ESIC Business & Marketing School

El Internet de las Cosas se ha convertido en una herramienta fundamental en procesos de toma de decisiones y su importancia se debe a diferentes factores:

  • Un mundo físico cada vez más digital: esta digitalización facilita la generación de gran cantidad de datos, gracias a dispositivos y sensores de un proyecto IoT
  • Un negocio más competitivo: la mejora de procesos y costes a través de la automatización y el análisis de datos generados por sensores mejora la competitividad de las empresas, repercutiendo en una mejora de la experiencia de cliente. Aunque para que esto ocurra es necesario llevar a cabo un plan estratégico que tenga en cuenta tanto los recursos (técnicos, humanos o económicos) como el proceso a seguir.

Los desafíos del IoT

Esta nueva tecnología traerá consigo retos a superar como los siguientes:

  • Privacidad de los datos. La seguridad de la red y la gestión de verificación de los dispositivos son un freno a la inversión
  • Dificultad de calcular el retorno de la inversión. Estimar ingresos y costes es complicado, por lo que es importante definir los indicadores por los que se decidirá si el proyecto ha sido un éxito o un fracaso.
  • La falta de soluciones integrales exige el desarrollo de un ecosistema de socios, lo que puede suponer un reto a la hora de iniciar estos proyectos
  • Hay un desconocimiento de alternativas de conectividad y confusión para entender cómo afectan las distintas opciones a un planteamiento de IoT

La nueva economía digital necesita respuestas más ágiles y rápidas, y la IoT es un elemento básico para ello. Será preciso incluir programas de formación y de gestión de datos, que mejorarán la gestión de experiencia para usuarios y marcas. Así mismo, será fundamental poner el foco en la seguridad, ya que los ataques al IoT pueden llevar a la pérdida de datos y servicios, volviendo peligros para los clientes todos los dispositivos conectados. Además, cobra especial importancia la parte regulatoria, donde la protección de datos estará marcada por la nueva normativa GPDR.

Si quieres estar al día de las últimas noticias y tendencias en  innovación, suscríbete a la newsletter Dir&Ge