formacion-emprendimiento-kayzen-emprende

¿Alguna vez has pensado en emprender? ¿Estás preparado para hacerlo? ¿Crees que este puede ser el momento apropiado para poner en marcha esa idea que te ronda desde hace tiempo?

Para algunos el emprendimiento tiene que ver con darse de alta como autónomo, comenzar a “funcionar” y obtener unos beneficios equiparables a un sueldo mensual. Para otros se trata de crear una empresa, concebida con la idea de escalar posiciones en el mercado con gran celeridad. También los hay que sueñan con poner en marcha un proyecto social sin ánimo de lucro, con el fin de mejorar el mundo en un área concreta. Otros, aunque cuentan con empresas ya consolidadas, apuestan por aquellas ideas con potencial, poniéndolas en marcha desde dentro de la propia compañía…

Javier de la Casa, Presidente de Grupo Avanza y CEO de Kayzen Emprende analiza la importancia de formarse y buscar el acompañamiento adecuado antes de emprender. Clic para tuitear

Todo ello podemos considerarlo como diferentes formas de emprendimiento y en cada caso, las motivaciones pueden ser muy diversas: alcanzar la independencia económica, perder de vista a ese jefe que no soportas, tener muy clara la huella que quieres dejar en el mundo, conciliar vida familiar y laboral, tener un propósito de vida que te empuja en esa dirección…etc.

Todas las motivaciones son posibles y válidas, pero lo cierto es que no todas tendrán la fuerza suficiente para mantenerte firme en el camino del emprendimiento.

Para mí, lo fundamental es que el emprendedor sea capaz de solucionar un problema existente con su proyecto y, además, esté “enamorado” de él. Si a todo esto le sumamos su capacidad de contagiar ese sentimiento al resto del equipo y al público al que se dirige, manteniendo “los pies en la tierra” y la objetividad ante las críticas y dificultades que puedan surgir, partirá con una clara ventaja.

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con emprendedores que fracasan una y otra vez en sus intentos de sacar adelante un proyecto, llegando incluso a “tirar la toalla”.

Esto puede suceder a pesar de que las personas que los lideran desprenden entusiasmo e incluso parten de ideas que podemos considerar geniales, pero entonces, ¿por qué se produce esto? Las razones pueden ser muy variadas, pero en muchos casos el problema está en que nos lanzamos a emprender con prisas y sin método. Lo hacemos de cualquier forma, en la mayoría de los casos, por falta de formación al respecto y, obviamos variables fundamentales, que si bien no te asegurarán el éxito, te aproximarán a él.

Es posible que de forma innata cuentes con las cualidades que debe reunir un emprendedor, como pueden ser la valentía, la fortaleza o la confianza en tí mismo, pero aún así, no serán suficientes y la formación será necesaria, siempre.

Existen conocimientos básicos que debes adquirir relacionados con: la elaboración de un plan de negocio, el empleo de métricas para conocer la marcha del proyecto, sobre aspectos generales de marketing para poder venderlo o sobre finanzas para asegurar la solvencia del mismo, pero también será fundamental, por ejemplo, desarrollar tu propio liderazgo.

Sobre estos aspectos debes formarte, ya que marcarán la diferencia a la hora de emprender. No necesitarás ser un experto en todas las áreas, pero unos conocimientos generales te darán la seguridad que necesitas para afrontar este proceso.

La formación es la base desde la que todo emprendedor debe partir. Más allá de ella, y como un extra que aporta gran valor a las actividades de emprendimiento, se encuentra la mentorización, entendida como el acompañamiento que una persona con dilatada experiencia ejerce sobre el emprendedor y su proyecto. El mentor aportará su experiencia y apoyo, siendo su principal objetivo el desarrollo personal y profesional del emprendedor, tanto en las habilidades de liderazgo como en áreas más concretas y técnicas (procesos, expansión del negocio, digitalización…)

Si estás pensando en emprender, este es el momento adecuado para hacerlo, pero no tengas prisa, fórmate y busca el acompañamiento de un mentor con dilatada experiencia que guíe tus pasos. Su apoyo será de gran valor durante todo el proceso. Nadie te asegurará el éxito, pero estos dos factores sin duda te impulsarán hacia él.

Por Javier de la Casa, Presidente de Grupo Avanza y CEO de Kayzen Emprende