Pep Gómez

Pep Gómez es uno de los jóvenes emprendedores más destacados de España.

Entrevista a @pepgomez, #emprendedor y fundador de Fever: lo más importante de una #startup es su equipo fundador Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Con tan solo 19 años fundó Fever, la plataforma para descubrir y compartir planes de ocio más grande del mundo que hoy está valorada en más de 100 millones de dólares. Actualmente, Pep forma parte del consejo asesor de la popular firma de moda japonesa ASICS, y desde 2016 ha colaborado con distintas iniciativas relacionadas con el emprendimiento y el capital de riesgo en Europa.

“No creo en los negocios que se nutren de explotar a otras personas para ganar dinero. Los atajos en los negocios no existen, y muchas veces salen mal”

¿Qué te hizo interesarte por el mundo del emprendimiento a tan temprana edad?

A los 18 empecé a trabajar como becario en Silicon Valley y poco a poco fui cogiendo más responsabilidades. Ello me permitió empezar a entender qué significaba tener que trabajar teniendo jefe, en un entorno muy exigente, pero a la vez aprendiendo mucho. Poco después, me di cuenta de que la forma más inmediata para aprender a la vez que trabajar con gente mucho más inteligente que yo era montar una empresa.

En general, creo que para montar una empresa tienes que necesariamente haber tenido que trabajar para otros, especialmente desde abajo, para poder ponerte en el lugar del otro y ayudarte a entender cómo se puede sentir y qué le puede motivar (o desmotivar) a ese otro. Soy una persona muy curiosa, y siempre me ha motivado aprender de otras personas: ir a trabajar y saber que puedes trabajar con personas que saben mucho más que tú y que te pueden ayudar a crecer y aprender sobre temas de los que tú no tienes ni idea. Supongo que es algo muy personal, en mi caso fue probablemente una combinación entre un accidente (el proyecto surgió de una necesidad propia, sin más), y un firme deseo de poder trabajar con gente brillante de la que yo pudiese aprender.

¿Cómo ha evolucionado el sector startup en los últimos años

La verdad es que el entorno económico nos ha favorecido a todos aquellos que algún día quisimos ser emprendedores. Hoy los jóvenes están mucho más preparados, tienen más oportunidades de tener éxito, y tienen muchos más recursos que cuando yo empecé hace prácticamente ocho años como bien dices. Los jóvenes tenemos muchas probabilidades para crear nuestro propio camino, consiguiendo que una idea se transforme en un negocio viable, ya que ya no se depende necesariamente de una gran empresa para tener un futuro profesional. Hoy en día y por primera vez en la historia, considero que un joven español puede conseguir su sueño, aunque eso sí, emprender es duro, mucho más que trabajar por cuenta ajena, pero también mucho más satisfactorio.

startups fracaso 2

¿Cuáles consideras que son las principales dificultades o barreras con las que se encuentran los emprendedores a la hora de lanzar su propio negocio?

Creo que vivimos en un país con una cultura muy piramidal. Mientras el “jefe” no contrate a gente más inteligente que él por debajo de él, seguiremos estando estancados en una sociedad con personas frustradas en su trabajo, desmotivadas y por tanto menos productivas. España tiene muy buenos ingenieros y científicos. Estos salen o son fichados por empresas extranjeras. Un ejemplo son las iniciativas de transferencia de tecnología. Debemos conseguir que los científicos en España no vendan su tecnología o invento a grandes multinacionales, sino que creen spinoffs y aprovechen sus conocimientos para complementar las herramientas que ponen a su disposición proyectos como, por ejemplo, The Collider, con el que he colaborado, de la Fundación Mobile World Capital.

¿Consideras que son las áreas con más probabilidad de éxito para los negocios en el sector startup?

La economía circular o colaborativa es algo que siempre me ha interesado. Considero que son un tipo de negocio que hace bien a la economía local y ayuda a impulsar el crecimiento económico de pequeños empresarios o autónomos que, de otro modo, están amenazados por las grandes compañías multinacionales que hacen un uso depredador, agresivo y perjudicial para la sociedad civil. No creo en los negocios que se nutren de explotar a otras personas para ganar dinero. Los atajos en los negocios no existen, y muchas veces salen mal.

“España es un muy buen caldo de cultivo de talento y producto capaz de competir en igualdad de condiciones con empresas de Silicon Valley”

¿Cuáles consideras que son los elementos básicos que debe reunir un proyecto emprendedor para tener éxito y crecer?

En todo este tiempo me he dado cuenta de que lo más importante de una empresa es su equipo fundador. Las primeras personas que conforman una startup son clave para el éxito de esta. La cultura de la compañía se formará en función de la personalidad, ética, valores de estas personas, y por eso es muy importante 1) contratar a gente que tenga unos valores alineados con la ética empresarial y cultural de empresa que estás intentando construir y 2) incentivar a esas personas para que tus intereses como fundador estén alineados con sus intereses. Para ello no conozco mejor fórmula que hacerles partícipes de los resultados de la compañía, entrando como accionistas de esta.

¿Consideras que nuestro país es un buen ecosistema para el emprendimiento?

Creo que empresas como Cabify, Fintonic o Glovo demuestran que, pese a todas las adversidades, España es un muy buen caldo de cultivo de talento y producto capaz de competir en igualdad de condiciones con empresas de Silicon Valley. Empresas como estas han sabido convertir debilidades como la barrera idiomática, en fortalezas para ganar territorios como América Latina. En el caso de Glovo no solo eso, sino también han sido capaces de expandirse de manera muy rápida y eficiente en territorios donde sus competidores todavía no habían llegado. Creo que esta picaresca, esta cultura del esfuerzo que combina el ser trabajador con ser “pillo” es algo que nos posiciona a los españoles a nivel internacional de manera extraordinaria. 

¿Qué conocimientos y capacidades deben tener los emprendedores para impulsar el desarrollo del negocio?

Un buen emprendedor debe ser capaz de explicar su idea sin ningún tipo de material de soporte. De ahí, que uno de los factores clave sea la inteligencia emocional o su capacidad para convencer a otras personas para que se unan al equipo, inviertan en su idea… Además, es primordial que sean eficientes en capital, ya que de esta forma no malgastan dinero: aunque cueste mucho montar una compañía, si el fundador tiene una mentalidad acorde y les da un buen uso a los fondos, determinará su éxito. Hoy en día, conseguir capital es algo que puede hacer mucha gente. La cuestión es si el emprendedor es capaz de utilizar ese capital que ha recibido de sus inversores de forma eficiente para construir una compañía sólida cuyo objetivo no sea seguir levantando capital sino construir una empresa sostenible a largo plazo.

¿Qué tendencias son las que más van a impactar en el sector de las startups?

Como ya he dicho, me interesa mucho la economía colaborativa, y el papel que juega la sociedad civil a la hora de decidir sobre cómo se van a construir las ciudades donde van a vivir el resto de su vida. Cómo nos alimentaremos en el futuro, qué tipo de energía utilizaremos cuando ya no quede petróleo, qué pasará cuando no quede más litio en el mundo, ¿conseguiremos que el grafeno tenga un coste razonable para que pueda expandirse en masa?, ¿cómo nos vamos a desplazar en el futuro? ¿los coches serán autónomos o no lo serán, serán cajas de uso compartido que se mueven por la ciudad, o serán de uso individualizado?, ¿es posible curar el cáncer, ralentizar o erradicar el alzhéimer?