roberto sanz matarromera

Hablamos con Roberto Sanz, Director de Comunicación y Estrategia de Bodegas Familiares Matarromera, acerca del proceso de transformación digital de la compañía gracias a su apuesta por las nuevas tecnologías y la automatización.

Entrevista a Roberto Sanz, Director de Comunicación y Estrategia de @Matarromera: las #empresas familiares apuesta por la #transformacióndigital Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 4 minutos

logo matarromera

Desde su creación en 1988, Bodegas Familiares Matarromera ha destacado en la elaboración de vinos, aceites y destilados de alta gama con altos niveles de excelencia, distinción y elegancia. La compañía se ha convertido en ejemplo de transformación digital gracias a su apuesta por las nuevas tecnologías para automatizar y mejorar procesos como embotellado, recepción de uva, adecuación del uso de energías renovables, gestión de viñedos, etc.

“Gracias a la tecnología y a los proyectos de investigación que tenemos podemos desarrollar nuestra estrategia de diferenciación”

¿Cuál consideras que ha sido el principal factor de éxito de la compañía durante estos más de 30 años?

Sin duda la pasión por lo que hacemos, la dedicación constante y la búsqueda por mejorar nuestros productos y evolucionar nuestro sector. Detrás de estas palabras hay mucho trabajo de un equipo de excelentes profesionales y una apuesta firme por la investigación que forma parte de nuestro ADN.

También considero que es muy importante que no haya prisa por hacer las cosas. Dedicamos tiempo al análisis y a la planificación estratégica. Todos los productos que elaboramos tienen un denominador común: su origen parte de la tierra. Nuestro respeto por ella hace que investiguemos para ofrecer a los consumidores productos que puedan aportar beneficio y valor añadido.  

SONY DSC

¿Qué papel juega la innovación y tecnología en la estrategia de negocio de la compañía?

Podemos afirmar que la investigación lo es todo. Sin ella no es posible adquirir el conocimiento necesario para elaborar vinos de calidad. Gracias a la tecnología y a los proyectos de investigación que tenemos podemos desarrollar nuestra estrategia de diferenciación. Además, favorecen nuestro objetivo de elaborar vinos con personalidad única que se adaptan a los gustos y expectativas de los consumidores actuales que cada vez son más globales.

Estar en un sector aparentemente tradicional como es el agroalimentario no ha supuesto en ningún caso un freno sino una palanca de motivación para ir más lejos y explorar nuevos territorios. Fruto de este esfuerzo constante nuestro presidente Carlos Moro recibió en 2017 el Premio Nacional de Innovación de manos de SS.MM los Reyes de España, se trata de un hito impresionante del que nos sentimos muy orgullosos.

Matarromera cuenta con tres plantas de energía solar fotovoltaica, utiliza su propia E.D.A.R. (Estación Depuradora de Aguas Residuales) y emplea biomasa. ¿Cómo beneficia a la empresa esta apuesta por la sostenibilidad?

Uno de los pilares de nuestra compañía, desde sus inicios, es su gran compromiso con el medio ambiente. Por ello, ha ido adoptando una serie de iniciativas relacionadas con principios de sostenibilidad como la especial protección del medio ambiente o la lucha contra el cambio climático que se recogen en nuestra hoja de ruta “Matarromera Sostenible en el Planeta Tierra”. En este sentido, la instalación de energía solar fotovoltaica permite lograr ahorro energético, reduciendo el consumo de combustibles fósiles y generar así la energía necesaria de autoconsumo de procesos productivos en nuestras bodegas, restaurante, planta de deconstrucción molecular, planta de extracción de polifenoles, almazara, destilería…

Gracias a este tipo de acciones, Bodegas Familiares Matarromera ha sido el primer grupo español con certificación AENOR que mide nuestra huella de carbono. Además, hemos recibido numerosos galardones que han puesto en valor nuestra apuesta por las energías verdes como, por ejemplo, el Premio Europeo de Medio Ambiente en 2012. Sirva como curiosidad que nuestra sede dispone de electrolinera desde hace más de una década.

“El aspecto clave en este proceso ha sido la gestión del talento y la transformación de las personas.”

¿Qué ha supuesto la apuesta por el comercio electrónico para la expansión internacional de la bodega?

El comercio electrónico es otra de nuestras grandes apuestas y el reflejo de la diversificación del grupo. Cada vez es mayor el porcentaje de clientes que opta por el canal online y estamos lanzando nuevas tiendas digitales para cubrir toda nuestra actividad, con cibercomercios específicos para productos como el aceite, el enoturismo o la cosmética. La tecnología nos permite dar respuesta a las demandas de nuestros clientes.

Precisamente, por todo esto, hemos sido elegida recientemente como Mejor Empresa en Medios Sociales dentro de los IV Premios de Competitividad Digital que concede la revista Castilla y León Económica. Nuestro objetivo no se reduce a tener un “Marketplace” sino que pretendemos generar una experiencia en el usuario, interaccionar y facilitar su conocimiento por nuestro sector. No se trata de vender sino de compartir nuestra pasión. Por este motivo facilitamos videocatas subtituladas, con leguaje de signos y en varios idiomas.

¿Qué barreras han encontrado a lo largo de los distintos procesos de digitalización e innovación?

Uno de los principales retos que se planteó el grupo en su digitalización fue cómo dotar de comunicaciones sólidas a sedes físicas que están dispersas en el medio rural. El aspecto clave en este proceso ha sido la gestión del talento y la transformación de las personas. Tratamos de que la digitalización no sea una barrera para el cliente interno ni para el externo. Contamos con un equipo muy proactivo para realizar proyectos a través de metodologías rápidas y de forma muy ágil. Disponemos, por ejemplo, drones que vuelan los viñedos y nos facilitan una gran cantidad de datos, y todo tipo de sensores con los cuales también obtenemos información. Todo ello nos está llevando a una herramienta de la que ahora se habla mucho que es el big data. Esta información es fundamental para realizar la toma de decisiones con menor riesgo y con mayor conocimiento y anticipación.

Matarromera está presente en más de 80 países. ¿Cuáles son los planes de crecimiento de la compañía en los próximos años?

La internacionalización es uno de los pilares de nuestro crecimiento. Para ello, hemos reforzado nuestra estructura de exportación incorporando a grandes profesionales del sector, apostando por el talento de jóvenes con gran formación y que están llamados a liderar nuestro crecimiento internacional. En nuestro caso, contar con nueve bodegas en denominaciones de origen tan destacadas como Ribera del Duero, Rioja, Rueda, Toro o Cigales hace que contemos con un portfolio de productos que se ajusta a los gustos y necesidades de cada mercado. En el caso de la Comunicación, es fundamental conocer la cultura y los hábitos de cada país para adaptar correctamente los mensajes.