empresas-proteccion-trabajo-en-remoto

El cambio hacia el trabajo a en remoto, las limitaciones financieras debidas a la recesión económica y el crecimiento de las ciberamenazas por la pandemia mundial afectarán a la rutina diaria de los profesionales de la ciberseguridad en 2021.

Así, entender los retos y percibir las oportunidades en la gestión de la seguridad informática y de las TI es clave para que las empresas se mantengan protegidas, según el informe “Cerrar las brechas: predicciones sobre la seguridad informática de las empresas en 2021” elaborado por  Kaspersky en el que destaca algunas de las principales tendencias a vigilar.

Entender los retos y percibir las oportunidades en la gestión de la seguridad informática y de las TI es clave para que las empresas se mantengan protegidas en trabajo en remoto. Clic para tuitear

– Proteger el perímetro ya no es suficiente

Con el trabajo en remoto será necesario evaluar y certificar la oficina en casa, para lo que se requieren herramientas para escanear el nivel de seguridad del lugar de trabajo, desde la presencia de vulnerabilidades de software hasta la conexión a un punto de acceso Wi-Fi poco fiable o desprotegido. También será necesaria una mayor adopción de VPN, gestión de accesos privilegiados, sistemas de autenticación multifactoriales, la aplicación de una supervisión más estricta y la actualización de los planes de contingencia y emergencia existentes.

-Transición a un modelo de servicios para alcanzar los niveles requeridos de seguridad TI con menores inversiones

Según una encuesta de Kaspersky, el 65% de las empresas europeas tienen previsto utilizar un proveedor de servicios gestionados (MSP) o un proveedor de servicios de seguridad gestionados (MSSP) en los próximos 12 meses. Esto se debe a que el modelo de servicio ayuda a minimizar las inversiones de capital y la transición de los costes empresariales de CapEx a OpEx.

-La formación de los especialistas en seguridad informática interna deberá incorporar habilidades de gestión

Las profesiones de ciberseguridad se especializan en aspectos muy concretos, por lo que contratar personal para cada función específica puede resultar demasiado caro. La subcontratación puede ayudar a resolver este problema, aunque las empresas que externalicen componentes clave de ciberseguridad deben seguir centrándose en el desarrollo de habilidades de gestión para que sus equipos internos puedan manejar esas funciones subcontratadas.

-La mayor dependencia de los servicios en la nube hará necesarias medidas de gestión y protección específicas

Para garantizar que los datos corporativos se mantienen bajo control, será necesario mejorar la visibilidad del acceso a la nube. Los responsables de la seguridad informática tendrán que alinearse con el paradigma de la nube y desarrollar habilidades para su gestión y protección.

Aparte de la introducción de nuevas prácticas de ciberseguridad, también será importante la calidad de las herramientas que permiten estos cambios. Otra tendencia importante es que la integración profunda entre varios componentes de la seguridad corporativa, idealmente de un solo proveedor, ahora juega un papel más importante.

Fuente: IT Reseller