marcas genuino

Creo en lo autentico por encima del artificio y la vanidad y creo que las marcas genuinas, transparentes y autenticas siempre ganan y destacan en el océano de saturación artificial que se ha convertido en muchos casos el mundo del marketing, la comunicación y la marca.

En cuestión de #marcas, lo genuino gana, por @FBarrenecheaf Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Ser auténtico significa conocernos y expresarnos tal como somos, independientemente de modas, tendencias u otras tendencias externas que en muchos casos nos desvían de la esencia. La autenticidad, se traduce una dirección / visión más clara y una mayor determinación en la toma de decisiones para no alejarse de la esencia. Del mismo modo los productos y marcas auténticos se alinean con valores y visiones – en muchos casos personales – que las hacen fieles a ellas mismas, incluso en la imperfección. Algunos elementos que contribuyen a esta “autenticidad de marca” son:

Productos imperfectos y básicos

En la mayoría de los casos alejados de la tecnología, en muchos casos imperfectos como consecuencia de su origen artesano. Cuanto más avanzado es un producto menos autentico se percibe, no quiere decir que un producto no sea excelente o una marca tecnológica no sea una gran marca. Si no que simplemente no es autentica y esto le aleja de percepciones “humanas”.

Lo natural

Obviamente la percepción de todos nosotros es que cuanto mas natural es más autentico. Pensemos en los productos orgánicos en el mundo de la alimentación y la cosmética, gran parte de su autenticidad “viene de la tierra”.

Lo original

Con carácter general consideramos que los productos auténticos son originales en diseño y en la mayoría de los casos los primeros en su categoría, contrastando con producto imitación o “me too”. A pesar de que puedan considerar más o menos de moda, nadie duda que los Levi´s 501 son un producto autentico y original, producto de su historia asociada hace mas de 100 años a la búsqueda del oro; lo que los convierten en un producto icónico.

Atención genuina y personal

Más allá de cualquier espacio de retail sofisticado y perfectamente diseñado, lo que lo cambia todo en la experiencia lo que pasa por el trato personal o humano. Una sonrisa y un buen servicio en una tienda, una botella de vino de regalo con una nota del gerente en un hotel, la agradable conversación con un host en Airbnb,… todo esto son ejemplos que contribuyen a la autenticidad de una marca o producto. Las experiencias auténticas se derivan sobre todo del componente humano, que por mucho que se intente nunca se lograra plasmar en un manual de procedimientos.

La marca auténtica

Sí, existen marcas que por mucho que se esfuercen es difícil que pierdan su autenticidad pues esta en su adn, asociado a su herencia e historia. Al igual Levi´s, Louis Vuitton personifica la autenticidad como una marca de mas de 150 años que se sigue asociando al “viaje”, “lo único”, y  ”la experiencia” por más que se haya diversificado y sofisticado a lo largo de los años.

El cliente

Sí, olvídate que en la mayoría de los casos la publicidad o cualquier otra forma de mensaje que salga de tu marca va a contribuir a su autenticidad. Por que mucho dinero que emplees, por muchos “Desde 18…”, por muchas historias que crees, …. Si tu cliente no se convierte en embajador de ese mensaje o mejor aun los genera el, nunca llegaras a ser una marca autentica. La gente confía infinitamente más en otras personas – TripAdvisor o Airbnb son unos buenos ejemplos – que en mensajes unidireccionales desde una marca.

En definitiva, que puede ayudar a construir una marca autentica. Buscar el “tesoro” en la historia, los orígenes,…. Esto en la mayoría de los casos, a no ser que cuentes con una empresa centenaria y una buena historia, es tan irreal como pensar que los influencers van a conseguir que tu marca se convierta en Chanel a base de fotos en Instagram. En cualquier caso, no esta de más apostar siempre por buenas historias como elemento esencial de cualquier marca autentica.

En conclusión, la autenticidad no tiene ninguna relación con grandes presupuestos o el tamaño de una compañía. Se trata de algo tan sencillo y al tiempo complejo como desentrañar la historia que hace que la marca sea única y especial. Lo que va desde el origen, la tradición, los materiales, la manufactura, la historia del fundador,…. Hasta el trato personal y humano de todos los que “representan” la marca. La autenticidad es lo que hace que las marcas pequeñas destaquen del ruido artificial y banalidad que las rodea.

¿Quieres estar al día de las últimas noticias de marketing?