intraemprendimiento

La innovación colectiva mejora el engagement de los empleados. Es necesario encontrar el equilibrio entre el riesgo y los beneficios del cambio para no acabar matando los proyectos innovadores.

Cómo fomentar el #intraemprendimiento y la #innovación de los empleados Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Fomentando el intraemprendimiento

No sirve de nada buscar el mejor talento en los procesos de selección si, después, los empleados no van a encontrar las oportunidades ni el espacio para desarrollar su creatividad y capacidad innovadora. Las estructuras jerárquicas y compartimentadas de las empresas tradicionales que trabajan con procesos y protocolos estrictos y cerrados, dificulta la transferencia de información. Estas son barreras salvables, siempre y cuando exista el respaldo de la alta dirección.

Telefónica, Ferrovial, Santalucía o Simply son algunas de las empresas españolas que han puesto en marcha exitosos programas de intraemprendimiento. En todos los ejemplos, los miembros del consejo de administración se han involucrado personalmente para hacer posible el cambio en la cultura corporativa y la generación de nuevas ideas.

Laura Gil, directora de transformación digital de Damm, asegura que “una buena proporción de los trabajadores quieren innovar y están dispuestos, incluso, a trabajar un poco más para involucrarse en el desarrollo de sus ideas”.

Tal y como afirma la consulta de innovación Watch&Act, los miedos y la despenalización del fracaso se consiguen encontrando el equilibrio entre los riesgos y los beneficios. Entre éstos últimos, se encuentra la mejora del engagement de los empleados, el cambio de la cultura corporativa y convertir la búsqueda de nuevas soluciones en un hábito.

El miedo, enemigo de la innovación

La consultora ha realizado un estudio sobre la innovación colectiva entre más de 200 empresas en España. Entre las principales conclusiones se extrae que el mayor obstáculo es el miedo al riesgo y a la pérdida monetaria, de poder o control, que a su vez dan lugar a más escollos y excusas.

Para hacerles frente se encuentra en buscar activamente el desarrollo de los empleados. Así, despenalizar el error y favorecer la aportación de ideas y opiniones son las principales vías para lograrlo. También es conveniente aprovechar aquello en lo que coinciden los altos directivos, los cargos intermedios y los trabajadores de base, como la implicación de toda la organización en el cambio y la transformación.

Por ello, a la hora de compensar los esfuerzos innovadores de los empleados, los expertos recomiendan hacer un reconocimiento público de las mejores aportaciones. No aconsejan abusar de los incentivos económicos, ya que, a largo plazo, lo que interesa es el cambio en la cultura organizacional.

Además de estas cuestiones que atienden al talento del equipo, detrás de todo proyecto de innovación debe haber un business plan que incluya una previsión del retorno de la inversión. Muchas empresas cuentan con recursos limitados y es necesario priorizar los proyectos en función de los objetivos del negocio.

Fuente Expansión

¿Quieres estar al día de las últimas noticias de innovación?