piel electrónica

La llamada e-skin, la piel electrónica, es un material capaz de imitar la función y propiedades mecánicas de la piel humana.

Crean una piel electrónica reciclable y autorreparable #innovación Clic para tuitear

Tiempo de Lectura: 1 minuto

En los laboratorios a lo largo y ancho del planeta se están desarrollando diferentes tipo y tamaños de pieles electrónicas desde hace unos años. Los expertos reconocen su valor y aplicación en campos como la medicina, la ciencia o la ingeniería.

Investigadores de la Universidad de Colorado han desarrollado un nuevo tipo de piel electrónica, maleable, autorreparable y reciclable. Esta e-skin tiene aplicaciones en terrenos como la robótica, el desarrollo protésico o los dispositivos biomédicos.

La diferencia de esta piel electrónica frente al resto es que incorpora sensores integrados para medir la presión, la temperatura, la humedad o el aire. Además, cuenta con propiedades específicas derivadas de la inclusión de poliimina, un polímero de red dinámico unido covalentemente y mezclado con partículas de plata. Esto ofrece una mejor resistencia mecánica, estabilidad química y conductividad eléctrica.

Una e-skin con conciencia ambiental

Jianliang Xiao, director del proyecto de investigación, explica que “lo que es único aquí es que la unión química de poliimina que utilizamos permite que la e-skin sea autorreparable y totalmente reciclable a temperatura ambiente. Teniendo en cuenta los millones de toneladas de residuos electrónicos generados en todo el mundo cada año, la reciclabilidad de nuestra e-skin tiene un buen sentido económico y ambiental”.

Esta piel electrónica es autorreparable gracias a la mezcla de tres compuestos disponibles en el etanol. Además, la maleabilidad de la e-skin le permite adaptarse a superficies curvas, como brazo humano o manos robóticas, al aplicarle calor y presiones moderadas. El objetivo es imitar las propiedades de la piel biológica. Desde el proyecto explican que, por ejemplo, si se aplica esta piel en los dedos de un robot, éste podría sentir la presión y calor de un cuerpo humano, por lo que dicho avance podría emplearse en el cuidado de personas.

Fuente Innovaticias

¿Quieres estar al día de las últimas noticias de innovación?